Compartir

Para la número de al CUP en el Parlamento de Cataluña, Anna Gabriel, la CUP ha hehco lo que tenía que hacer. Así lo ha defendido en declaraciones a Rac1, donde ah asegurado que al priorida para su formación era investir un presidente que no estuviera identificado con etapas anteriores. Según Gabriel a Puigdemont “no se le identifica con el puyolismo“.

Y añadía: Ahora podemos demostrar que el proceso es un movimiento colectivo (…) el proceso no es Artur Mas“.

Gabriel también ha revelado algunos detalles de las conversaciones mantenidas hasta última hora entre Junts Pel Sí y la CUP, en las que les dijeron que “la cabeza de un israelí – en referencia a Artur Mas – valía por la cabeza de diez palestinos – en referencia a la CUP”. Gabriel ha definido este momento como uno de los más agrios y ofensivos de la negociación. “Si se hubiesen podido grabar las conversaciones, se habría visto quién era beligerante con quién”.

A pesar de las críticas Gabriel ha defendido el acuerdo y ha defendido que la CUP “no ha perdido la dignidad“.