Compartir

Madrid, 9 ene (EFE).- El giro inesperado de la situación en Cataluña, con un acuerdo in extremis de Junts pel Sí y la CUP para investir al nuevo presidente de la Generalitat y continuar con el proceso independentista, ha reavivado el debate sobre si hay que acabar cuanto antes con la incertidumbre tras el 20D y tener un Gobierno estable.

Unas horas antes de que se agotara el plazo, JxS y la CUP han llegado a un acuerdo para que el alcalde de Girona, Carles Puigdemont, sea investido nuevo presidente de Cataluña, y algunos dirigentes políticos, sobre todo del PP, se han apresurado a reclamar el apoyo para su candidato, Mariano Rajoy.

El primero en hacerlo ha sido el portavoz del PP en el Parlamento catalán, Xavier García Albiol, quien a través de su cuenta de Twitter ha dicho que España “necesita de manera inmediata un Gobierno fuerte y estable que responda al desafío”.

Antes de que se conociera el acuerdo en Cataluña, la vicesecretaria general de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, había pedido al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que no pensara en el PSOE ni en su liderazgo, sino en los españoles, y que “no haga experimentos con el futuro de España”.

En declaraciones a los medios en Barcelona, Levy ha subrayado que no se pueden poner en riesgo la recuperación económica y del empleo “con experimentos de partidos”, en alusión a un posible acuerdo de gobierno entre PSOE y Podemos.

A su juicio, el PSOE “está proponiendo que en España gobiernen los partidos radicales de izquierda y abre la mano a partidos independentistas”. “Esto no es lo que votaron los españoles, esto es hacer experimentos con la política española y la gobernabilidad de España y puede salir muy caro”, ha añadido.

Levy ha pedido a Sánchez que aprenda “de la experiencia catalana, que cuando se hacen experimentos y se juega con el futuro de una sociedad acaba saliendo muy caro para el futuro del país y para el propio partido”.

El diputado socialista Rafael Simancas ha indicado que, tras unas elecciones, el partido ganador es el que consigue sumar apoyos para formar gobierno y el perdedor, el que no los logra.

Simancas se ha pronunciado así después de que ayer la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, señalara que le resulta “muy llamativo” que el PSOE aspire a presidir el Congreso sin ganar las elecciones: “Para optar a todo al menos conviene haber ganado algo”, apuntó.

“Le pedimos que se lea la Constitución. En un régimen parlamentario, el partido ganador tras unas elecciones es el partido que consigue sumar apoyos para formar un gobierno y el partido perdedor es el que no consigue sumar apoyos y por ahora va perdiendo el PP”, ha asegurado el diputado socialista.

Según Simancas, el PSOE está “muy sorprendido” por la “falta de iniciativa” de Rajoy para conseguir gobernar a pesar de que tiene 260 diputados que no son socialistas a los que intentar convencer.

Y ha resaltado que cuando el “fracaso” de Rajoy y del PP sea público y explícito, los socialistas “cumplirán con su deber” para conseguir formar un gobierno “alternativo y progresista” por “exigencia democrática”.

“Cuando fracasa el partido con más votos, le corresponde la iniciativa al siguiente”, ha sostenido Simancas, quien ha asegurado que el PSOE trabaja para conformar un acuerdo global en relación a la constitución de la Mesa del Congreso y la del Senado que reflejen “la pluralidad de la sociedad española”.

La presidencia del Congreso sigue en el punto de mira de todos los partidos.

Para Levy, “la tradición democrática” señala que el partido que ha ganado las elecciones tiene la presidencia del Congreso. Por eso, ha asegurado no entender “qué derecho puede asistir a los socialistas para romper esta costumbre”.

Levy ha asegurado que las personas que proponga el PP para dirigir el Congreso serán “de perfil moderado, dialogante y, desde luego, con responsabilidad”.

Sobre la polémica suscitada por la reclamación de Podemos de que En Comú Podem, las Mareas y Compromís -sus aliados electorales- tengan grupo propio, ha recomendado a sus dirigentes que conozcan “las reglas del Congreso” y no intenten “hacer subterfugios para obtener más dinero de subvenciones y para intentar distorsionar el funcionamiento correcto de las cámaras”.

También el PSOE ha dicho que esa posibilidad “no está contemplada en el reglamento” de la Cámara, aunque, según Simancas, está abierto a debatir sobre ello.

“Está siendo objeto de análisis jurídico, de conversaciones entre los grupos y estamos abiertos a ese debate, sabemos de la dificultad de esa cuestión y esa propuesta porque no está contemplada en el reglamento”, ha señalado.

Hoy ha abierto de manera extraordinaria el Congreso para que los diputados electos acudan a entregar sus credenciales y ya son más de 300 quienes han cumplimentado el trámite, imprescindible antes de que el próximo miércoles se proceda a la constitución de las Cortes Generales. EFE