Quantcast

Mas convocará elecciones el próximo lunes si la CUP no rectifica

Barcelona, 5 ene (EFE).- El presidente catalán, Artur Mas, ha asegurado hoy que no habrá más concesiones y que el próximo lunes firmará el decreto de convocatoria de elecciones si no hay una rectificación de la CUP, a la que ha culpado de cometer un “error de proporciones gigantescas” al vetarle e “impedir” el inicio de la legislatura.

Mas ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern en funciones, tras la negativa de la CUP a apoyar su investidura como president, una formación contra la que ha cargado admitiendo que fue un “error” por su parte confiar que tendrían “sentido de país”.

El presidente catalán en funciones ha confirmado que la fecha de las elecciones será “casi con toda probabilidad” el 6 de marzo, aunque habrá que esperar al lunes cuando firme “a disgusto” el decreto que le obliga la ley, dado que el domingo día 10 de enero expira el plazo legal para la investidura.

Para el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, la mejor solución a la situación en Cataluña sería que Mas abandonase sus planteamientos independentistas pero, como no lo ve posible, entiende que “no hay otra salida” que volver a celebrar elecciones.

En una carta dirigida a los partidos y entidades soberanistas, la CUP pide una nueva reunión negociadora con Junts pel Sí e insiste en la necesidad de proponer a otro candidato, que refleje el “giro de Cataluña a la izquierda”.

El cabeza lista de JxSí, Raül Romeva, ha dicho tras una reunión de la dirección del grupo parlamentario que se hará “un último intento” para negociar con la CUP, si bien ha reiterado que el nombre del candidato “sigue siendo el que ha sido siempre”.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha coincidido en que deben agotarse todos los plazos y, tras señalar que no se postula como candidato, ha subrayado la “lealtad” de su partido con los compromisos adquiridos y con Artur Mas.

El presidente de la Generalitat ha asegurado que Junts pel Sí ha actuado como “un bloque sólido” y que CDC y ERC han ido “de la mano” en las negociaciones con la CUP, con la propuesta de formar un Govern con él mismo a la cabeza.

Ha relatado que JxSí impulsó una declaración de ruptura -que se aprobó con la CUP-, y propuso una estructura de Govern con el poder de la presidencia compartido y ofreció una cuestión de confianza en 10 meses; una hoja de ruta y un proceso constituyente hacia el Estado catalán; y un plan de choque “ambicioso” aunque “dentro de las posibilidades económicas de la Generalitat”.

Sobre este último punto, ha asegurado que el Govern en funciones lo aplicará igualmente, aunque sólo desplegará una parte que contiene medidas de urgencia ante pobreza y vivienda sin dotación económica dado que el Ejecutivo está en prórroga presupuestaria.

En su comparecencia, Mas ha acusado a la CUP de anteponer “el espíritu revolucionario” a la independencia y ha remarcado que para que prospere el proceso soberanista deben estar presentes también “las clases medias y populares” y no solo las “hiperrevolucionarias”.

“Si triunfan sus condiciones y leyes, el proceso muere; cuando decimos 'no más concesiones' es para salvar el proceso, no a una persona, sino para salvar el proceso y a Cataluña”, ha subrayado Mas, que cree que el proceso no se puede hacer con “vetos”.

Así, ha denunciado que “para cada ofrecimiento nuevo ha habido un 'no' de la CUP” y ha alegado también “el principio de proporcionalidad”, dado que JxSí tiene 62 diputados en el Parlament y el partido antisistema 10.

En este sentido, preguntado por si cedería la candidatura a la presidencia como pide la CUP, Mas ha insistido que “no se pueden hacer más concesiones y esto lo incluye todo”, y ha señalado que “la presidencia de la Generalitat no es una subasta de pescado”.

Pese a que queda margen hasta el domingo, ha admitido que tiene “muchas menos esperanzas que una semana atrás” para que la CUP rectifique, pero “mientras hay vida hay esperanza”.

Para salir elegido presidente de la Generalitat, Mas necesita que, en primera votación y antes del lunes, 6 diputados de la CUP desoyeran el mandato de su Consejo Político y apoyasen la investidura o bien que, en una segunda votación e ignorando el mandato, 2 diputados votasen a favor y 8 se abstuvieran.

Mas ha descartado buscar apoyos para la investidura fuera de la CUP y ha resaltado que en Cataluña no existe “un proyecto sólido alternativo” al proceso soberanista. EFE

jfc/ce/jdm

(foto) (vídeo) (audio)

Comentarios de Facebook