jueves, 24 septiembre 2020 21:20

La República Centroafricana elige presidente para poner fin a la transición

Eric Ngaba

Bangui, 30 dic (EFE).- Los ciudadanos de República Centroafricana acudieron hoy a las urnas en un ambiente pacífico para elegir a su próximo presidente en unos comicios que, tras ser aplazados en varias ocasiones por falta de seguridad, esperan poner fin a una transición de dos años marcados por la violencia sectaria.

Pese al clima de inseguridad en el país, la primera vuelta de las presidenciales, que coinciden con las legislativas, transcurrió sin incidentes significativos y en medio de fuertes medidas de seguridad.

Tras algunos retrasos debido a problemas logísticos, poco después de las 07:30 hora local (06:30 GMT) la mayoría de los colegios electorales funcionaban con normalidad y los electores se agolpaban en ellos para poder depositar su voto, con el que buscan construir un futuro pacífico para su país.

La inseguridad y las difíciles comunicaciones sobre el terreno complicaron la organización de estos comicios, y en un colegio del distrito de Gbayadombia, en la capital, los votantes se quejaban de los retrasos en las votaciones debido a la falta de papeletas.

En otro colegio de la capital se vivieron momentos de tensión cuando cuatro hombres congoleños intentaron participar con tarjetas de votación de otras personas.

Por su parte, los residentes del barrio musulmán de Bangui mostraron su frustración al verse obligados a desplazarse al aeropuerto para poder efectuar su voto, ya que algunos de los colegios fueron reubicados a esta zona por motivos de seguridad.

Pese a las dificultades, Ousmane Ali, residente del distrito PK5, el barrio musulmán, se mostró optimista y aseguró a Efe que estos comicios permitirán al país “recuperarse” de la crisis actual.

La presidenta interina, Catherine Samba-Panza, que no se presenta como candidata porque la legislación se lo prohíbe, depositó su voto en un colegio de Colombe, donde los electores la recibieron con gran entusiasmo.

Sobre las 16.00 horas, los colegios electorales de Bangui cerraron para iniciar el recuento, aunque en otras zonas del país la votación todavía continúa debido a los retrasos registrados durante la jornada.

El recuento de votos es supervisado por observadores internacionales a fin de garantizar la transparencia de los comicios.

Aunque todavía no hay cifra oficial de participación, la Autoridad Nacional de las Elecciones aseguró que la población se movilizó “masivamente” para votar en estas elecciones, que son las únicas que “pueden restaurar el camino de la paz”.

Un fuerte dispositivo integrado por más de 2.000 soldados y policías centroafricanos, así como fuerzas de la Misión de la ONU en República Centroafricana (MINUSCA) y las tropas francesas de la operación Sangaris velaron por la seguridad de esta importante cita electoral.

De los 30 candidatos a la presidencia, los favoritos son Martin Ziguelé, del Movimiento de Liberación del Pueblo Centroafricano (MLPC); Anicet Dologuelé, de la Unión para la Renovación Centroafricana (URCA); Bilal Désiré Kolingba, de Unión Democrática Centroafricana (UDC), y los independientes Karime Meckassoua y Faustin Archange Touadera.

Los centroafricanos esperan que estos comicios supongan un punto de inflexión para salir de la crisis, para finalizar así su larga transición y traer la paz y la democracia al país.

“Unas elecciones pacíficas, libres, justas, transparentes y creíbles concluirán el proceso de transición”, destacó hoy en su cuenta de Twitter la presidente de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini Zuma.

El país africano vive un tumultuoso proceso de transición desde que el grupo Séléka derrocara en 2013 al entonces presidente, François Bozizé, desatando una ola de violencia sectaria entre las comunidades musulmanas y cristianas que ha causado miles de muertos y ha obligado a cerca de un millón de personas a abandonar sus hogares. EFE

en-jem/si