Compartir

Sabadell (Barcelona), 27 dic (EFE).- La igualdad entre los apoyos al 'sí' y al 'no' a la investidura de Artur Mas como presidente que se refleja en la asamblea nacional de la CUP obligará a realizar una tercera y última votación, una vez descartados el tercer y el cuarto escenario político de los que se planteaban inicialmente.

En la segunda votación de los 3.042 militantes y simpatizantes de la CUP inscritos en la Asamblea Nacional que se realiza en Sabadell ha comportado que el 'no' y el 'sí' a la investidura del candidato de Junts pel Sí (JxSí) Artur Mas se mantengan en posiciones de empate técnico, con 1.512 votos en contra (49,70%) y 1.482 votos a favor (48,71%).

El tercer escenario, que consistía en rechazar la propuesta consensuada con JxSí de un plan de choque, un proceso constituyente y una hoja de ruta pero que, sin embargo, posibilitaba la investidura de Mas, ha sido descartado al conseguir únicamente el apoyo de 28 votos (0,92%), mientras que el cuarto escenario ya había sido eliminado previamente en la primera votación.

La segunda votación del día, en la pista cubierta de atletismo de Sabadell (Barcelona), se ha celebrado entre las 16 y las 18 horas y no ha servido para aclarar qué posición adoptará finalmente la CUP, ya que ninguna de las opciones ha superado el 50 por ciento.

Esto obligará a realizar una tercera y última votación en la que los inscritos tendrán que decidir entre el escenario 1 -aceptar la propuesta negociada con JxSí e investir a Mas- y el escenario 2 -rechazar la propuesta, no investir a Mas y precipitar unas elecciones en marzo-.

En la segunda votación se han registrado, además de los ya mencionados votos a la primera y la segunda opción, 14 votos en blanco y 6 nulos.

En la tercera votación no se admitirán votos en blanco ni nulos, lo que puede ayudar a decantar la balanza hacia el 'si' o el 'no, junto a los votos que en la segunda votación habían avalado el tercer escenario.

La incertidumbre sobre cuál puede ser el resultado final sigue siendo máxima, dada la igualdad entre los partidarios y los detractores de la investidura de Mas. EFE

rm-cs/fl/fc