Compartir

Después de más de 30 años de prohibición, los hombres homosexuales y bisexuales podrán donar sangre en Estados Unidos. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (la FDA, en inglés) ha levantado la prohibición que se adecua a países como Australia y Reino Unido para hacerla “más cercana a los tiempos a los que vivimos”.

La nueva norma aprobada este lunes por la FDA permitirá que a partir de este momento los homosexuales que no hayan mantenido relaciones sexuales con otros gais en los últimos doce meses puedan donar sangre.

“La responsabilidad de la FDA es mantener un alto nivel de seguridad de los productos sanguíneos para las personas cuyas vidas dependen de ello, ha explicado Stephen Ostroff, miembro del comisionado interino de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Algunos grupos que defienden los derechos de los homosexuales en Estados Unidos, como el caso de la National Drive Gay Blood, han asegurado que están contentos con la normativa de reciente aprobación de la FDA pero que la política “sigue siendo discriminatoria”.