Compartir

El PSOE vive un momento complicado después de las elecciones del 20 de diciembre. Después de quedar en segundo lugar tras los comicios de este domingo, la formación de Ferraz podría volver al poder cuatro años más tarde si se realiza un complicado pacto de izquierdas con Podemos, Izquierda Unida y otros grupos nacionalistas como ERC.

Pese a que César Luena, secretario de organización del PSOE, ha asegurado que el objetivo es “echar al PP del poder”, existen varias voces con poder dentro del partido que discrepan de esta opinión.

Emiliano García-Page, presidente de Castilla- La Mancha, ha asegurado que el PP es el partido que debe intentar formar gobierno y que “el PSOE debería liderar la oposición”. “No vamos a buscar pactos ni pastiches de ningún tipo”.

Page ha reiterado que el PSOE “no gobierna a cualquier precio porque no lo ha buscado nunca”, en referencia a posibles pactos con nacionalistas a cambio de que dejen abierta la posibilidad de un posible referéndum en Cataluña.

En esa misma línea se refirió el domingo la presidenta andaluza Susana Díaz. Desde el PSOE de Andalucía aseguran que “por encima de cualquier interés partidario y de cualquier interés incluso de los distintos territorios de España, está el interés que como país merece España en su conjunto y el conjunto de los españoles”.

Felipe Gónzalez ya había mostrado en los meses anteriores a las elecciones su preferencia para que PP y PSOE pudieran pactar y conformar un gobierno de estabilidad en España.

Este lunes, el PSOE celebra un Ejecutiva Regional para evaluar el posible pacto con Podemos que obligaría a respetar la condición de Pablo Iglesias para que Cataluña pueda decidir su futuro en un referéndum, algo que explica, en buena parte, sus resultados.