Compartir

Los pactos han sido el argumento sobre el que se construyó el argumento de los partidos para su cierre dee campaña. Sirvió para acusar al adversario y delimitar lo bueno de las propuestas propias y lo malo de los planteamientos ajenos. Aunque no dejó demasiado información sobre las intenciones a la hora de intentar formar un gobierno estable tras el paso por las urnas. 

Ciudadanos es el partido, de los cuatro que parece pugnan por las mayorías minoritarias, que durante los últimos días y horas parece perder fuelle en las encuestas del día a día. Y es el único también que ha aclarado su postiura ante las supuestas mayorías electorales ajenas. Albert Rivera proclamó que si no gana las elecciones del domingo se abstendrá y facilitará que gobierne la lista más votada. Una lista que, según todas las encuestas, es la de Mariano Rajoy. A su vez, el candidato de Ciudadanos descartó apoyar “a quien intente formar un grupo de perdedores para desbancar a una lista que gana las elecciones”, dijo en alusión a Podemos. Eso sí, el candidato de Ciudadanos pidió al PP y al PSOE que hicieran lo mismo y aclaren si permitirían que su partido gobernase en el caso de que tuviese la oportunidad.

Fue clamar en el desierto.  Los distintos partidos reaccionaron a este anuncio hablando de sus mayorías.  El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, s señaló en Valencia que gracias a la “remontada” de su partido “ya no le dan los números” a Albert Rivera para “apoyar a Rajoy”. Por su parte, el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, criticó al líder de Ciudadanos desde Barcelona, “que va diciendo que no es de derechas ni de izquierdas pero a la que puede apoya a la derecha”, y que presenta un programa electoral que todavía erosionará más derechos sociales y laborales. “C's pide el voto para gobernar con el PP, Podemos lo hace para dividir y nosotros para recuperar derechos”, derogar la reforma laboral y revertir todos los recortes de los últimos cuatro años, ha dicho.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió hoy a los ciudadanos que voten al PP si no quieren que en España gobierno una coalición de Podemos con el PSOE y partidos de izquierda y extrema izquierda. Sobre los posibles pactos del PP para gobernar y un posible un pacto con Ciudadanos, dijo lo siguiente: “La voluntad de la gente es lo que ha sucedido en España siempre desde 1977” y dejó claro que “si alguien quiere que Gobierne el PP debe dar su voto al PP”

La campaña para las elecciones de este domingo termina como empezó, en torno a las posibles alianzas electorales que puedan establecerse ante la ausencia de mayorías absolutas. El PP y el PSOE han sido las dos fuerzas políticas sobre las que ha pivotado la posibilidad de Gobierno aunque con ayuda y compañía de otros. Populares y socialistas no han enseñado sus cartas sobre preferencias y afinidades, ya que no renuncian a la victoria y a hacerlo con el máximo número de votos