Compartir

El plan B de Mariano Rajoy y el PP por si la suma de fuerzas con Ciudadanos no fuera posible, bien pudiera ser la gran coalición a la alemana, es decir, un pacto con el PSOE, un acuerdo para muchos imposible que, sin embargo, en otros países europeos se formuló con éxito. Con Podemos apuntando como segunda fuerza, en las encuestas diarias de los partidos, Mariano Rajoy ha modulado su discurso para llamar la atención sobre el peligro de una pacto de izquierdas. Y ayer mismo el presidente del Gobierno no descartó esa gran coalición par frenar a Podemos si Ciudadanos no obtiene el apoyo que se lleva meses anunciando. 

Fuentes del PP citadas por el diario El Mundo, confirman, al parecer,  que la opción está sobre la mesa. “A la gente le parecería sensato”, señalarían. Ahora bien, ¿sería ese pacto posible con Pedro Sánchez en la mesa? Parece que no. Algo se rompió el día del debate televisado entre el líder del PSOE y el candidato del PP. En Génova no ven al secretario general del PSOE como un interlocutor de confianza. Su escenario es que el previsible desmoronamiento del PSOE el domingo provocaría la dimisión de Sánchez y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tomaría el control. O lo que es lo mismo, el PP con Susana se entiende.

Con este panorama, en el PP estarían intentando trasladar a la opinión pública el debate sobre la gran coalición que podría ser la única opción de gobierno a la que agarrarse. Y mientras, vuelan las presuntas campañs del PP en redes sociales alertando sobre la llegada de Podemos, “los rojos” al Gobierno.