martes, 11 agosto 2020 16:08

De la agresión a Rajoy a más tortazos y tartazos a los políticos

-

1
Se llama Andrés de V.F. y, con solo 17 años, ha logrado convertirse en lo más comentado estos días e

Se llama Andrés de V.F. y, con solo 17 años, ha logrado convertirse en lo más comentado estos días en España, aunque podría no haberse dado a conocer. Hablamos del menor que ayer agredió con un tremendo puñetazo a Mariano Rajoy durante un paseo por las calles de Pontevedra. La imagen es escalofriante, le rompió las gafas y le hinchó el pómulo, pero la campaña continuó su ritmo. El joven, que podría enfrentarse a seis años de internamiento a régimen cerrado, está en el punto de mira de los medios tras publicarse que pertenece a uno de los grupos más radicales del equipo de fútbol del Pontevedra y viene de una familia acomodada y muy conocida en la ciudad gallega por su padre, que es abogado de la Cámara de Comercio. El acto no surgió de la nada. Al parecer, en sus redes sociales ya había mostrado en más de una ocasión su odio hacia el Partido Popular y a Mariano Rajoy con mensajes como “voi a hacer un atentado en la sede del PP”, con faltas de ortografía incluida, e imágenes del grupo terrorista Resistencia Galega. Diarios como 'El Mundo' aseguran que el chico era muy conflictivo, le habían expulsado del colegio en varias ocasiones hasta que le internaron en un centro y consumía sustancias como porros y ansiolíticos. También apuntan a que su padre fue imputado hace unos meses por su presunta relación con la organización de eventos con dinero público de la Cámara de Comercio y la adjudicación a dedo de varios contratos que debían otorgarse a través de un procedimiento abierto. Un perfil no demasiado normal. Todos los partidos políticos ya han condenado la lamentable agresión en plena campaña electoral, a solo cuatro días para las elecciones generales, pero no es la única sufrida por un político a lo largo de la historia. Muchas se produjeron en el mismo contexto que la de Rajoy, de relajación de la seguridad para poder acercarse a la gente. Repasamos las más sonadas, y vergonzantes, situaciones de tortazos, e incluso tartazos, por las que han pasado los representantes de la clase política.

Atrás