Quantcast

Brasil recibe con cautela la esperada pérdida del grado de inversión

Sao Paulo, 16 dic (EFE).- Los mercados financieros y el Gobierno de Brasil recibieron hoy con cautela la ya esperada pérdida del grado de inversión, un estatus que garantizaba desde 2008 al país como seguro para los inversores y que perdió tras la decisión de la agencia de calificación Fitch de reducirle su nota de riesgo.

La agencia rebajó este miércoles la nota para el crédito soberano del país a un escalón en que su deuda es considerada como especulativa y la pérdida del grado de inversión se produjo automáticamente debido a que la Standard & Poor's, otra de las tres grandes calificadoras, ya había hecho lo mismo en septiembre.

Fitch, además, cambio la perspectiva de la nota brasileña de “estable” a “negativa”.

Los mercados esperaban ya la pérdida del grado de inversión, que se produce en medio de una crisis política agravada con el inicio en el Congreso del trámite para la apertura de un juicio político con fines de destitución contra la presidenta Dilma Rousseff.

El presidente del banco Itaú BBA, Cándido Brachera, comentó a periodistas en Sao Paulo que la pérdida del estatus obedece a factores internos previsibles y era “difícil sorprenderse con esa noticia. Ya fuimos 'non-investment grade'. Entonces no es una novedad”.

Los constantes cambios en las metas fiscales, precisamente un día después de que el Gobierno redujera desde el 0,7 % hasta el 0,5 % del Producto Interior Bruto (PIB) el superávit primario que perseguirá en 2016, y un “ambiente externo deteriorado” con el precio de las materias primas en caída, explican también la decisión de Fitch, indicó Brachera.

Para el titular de la división de clientes corporativos del mayor banco privado de Brasil la reducción de la calificación también se explica por “las expectativas de crecimiento, que fueron revisadas para abajo, y el desempleo creciente”.

Los analistas del mercado consultados semanalmente por el Banco Central prevén que el PIB brasileño terminará este año con una contracción del 3,62 %.

Para Brachera, las altas reservas de dólares del país y la disminución del déficit de cuenta corriente muestran al país “estable” y con una “economía sólida” a pesar de las dificultades, por lo que desde el “punto de vista externo” no se justificaría la pérdida del grado de inversión.

El presidente de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), Paulo Skaf, apuntó que la rebaja confirma que el Gobierno “perdió completamente la credibilidad, al llevar a Brasil a un desequilibrio y una crisis política”, que pudo evitarse con “reducción de gastos y ajuste de sus cuentas”.

El analista João Pedro Brugger, de Leme Investimentos, dijo a Efe que la rebaja “paraliza mucha cosa” y tendrá impacto en la bolsa de valores y, particularmente, en el mercado cambiario, mientras que André Perfeito, economista-jefe de Gradual Investimentos, aseveró que el mercado financiero ya había perdido ese grado en la práctica.

“El pago de intereses en Brasil explotó y la inflación no fue controlada”, relató Perfeito, para quien la pérdida, desde otro punto de vista, “no es tan mala, porque el juego comienza ahora de cero”.

El Gobierno fue más optimista y expresó su confianza en una recuperación económica del país, pese a la previsión de Fitch de una contracción del 3,7 % en 2015 y del 2,5 % el próximo año, lo que confirmarían una recesión con dos años consecutivos en números rojos.

El Ministerio de Hacienda, en un comunicado en el que comentó la decisión de Fitch, afirmó que la fuerte devaluación del real frente al dólar en los últimos meses permitirá que Brasil, con un superávit comercial mayor y un déficit de cuenta corriente menor, utilice las cuentas externas para impulsar la economía.

La otra cartera ministerial del área económica, la de Planificación, comunicó por su parte que la rebaja “no altera la perspectiva de reequilibrio fiscal y la recuperación de la economía brasileña a mediano plazo, así como la seguridad y la fiabilidad de los títulos públicos brasileños”.

“La economía brasileña ya pasó por dificultades en el pasado y demostró, en varias ocasiones, que consigue superar los desafíos”, añadió el comunicado del Ministerio de Planificación.

Actualmente tan sólo la Moody's mantiene a Brasil en un nivel de los considerados buenos pagadores, pero esta agencia advirtió la semana pasada que también puede revisar hacia abajo la calificación de la deuda del país por la posibilidad de que el enturbiado ambiente político afecte la economía. EFE

Comentarios de Facebook