jueves, 24 septiembre 2020 8:10

La UE buscará una salida a cuestión británica y a cómo reforzar las fronteras

Estrasburgo (Francia), 16 dic (EFE).- Los líderes europeos buscarán en la cumbre que comienzan mañana una salida a la cuestión británica con vistas a cerrar un acuerdo en febrero, y estudiarán cómo reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) para hacer frente a las crisis de refugiados y al terrorismo integrista.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE que mantengan un debate “sin tabúes” sobre el futuro del Reino Unido en el bloque comunitario a fin de allanar el camino para un acuerdo en febrero.

“Si queremos progresos, todo el mundo, incluido (el primer ministro británico David) Cameron, debe ser abierto y tan específico como pueda”, señalaron hoy fuentes comunitarias, que precisaron que hasta ahora en las negociaciones técnicas no ha habido acuerdo sobre ninguna de las reclamaciones que plantea Londres, aunque sí ciertos progresos.

Los cuatro pilares de la propuesta británica incluyen asuntos como el mercado único, la inmigración de los ciudadanos comunitarios, la competitividad y la integración europea, como detalló Cameron en una carta dirigida a Tusk en noviembre.

Entre esas reclamaciones figura la petición de que los ciudadanos de otros países de la UE que lleguen al Reino Unido deban vivir allí y pagar impuestos durante cuatro años antes de poder optar a beneficios en el trabajo o a una vivienda social.

“Los Veintiocho no han mostrado ningún apetito por un cambio del Tratado de la UE que lleve a una discriminación de los ciudadanos comunitarios”, aseguraron las fuentes.

Fuentes diplomáticas reconocieron también hoy que es muy complicado que esta propuesta del Reino Unido salga adelante tal y como se ha planteado, y adelantaron que en las conclusiones de la cumbre solo se espera incluir un compromiso de hacer todo lo posible por llegar a un acuerdo en febrero.

La cuestión británica será abordada en la cena de trabajo que mantendrán mañana los líderes, que aún está por ver cuánto da de sí.

Antes de la cena, se tratará sobre la crisis de refugiados, en especial las deficiencias detectadas en las fronteras exteriores, sobre todo en el caso de Grecia, y la necesidad de aplicar con urgencia todas las medidas adoptadas hasta ahora.

Los líderes harán hincapié en que los demandantes de asilo deben ser registrados e identificados a su llegada a territorio comunitario y en que se deben tomar medidas para evitar que se trasladen hacia otros Estados miembros, así como en que todos aquellos inmigrantes irregulares sin derecho a asilo deben ser deportados a sus países de origen.

Examinarán por otro lado las propuestas presentadas por la Comisión Europea, que incluyen la creación de un cuerpo europeo de guardias de fronteras, la reforma limitada del código de fronteras de Schengen para obligar a cotejar la identidad de europeos con bases de datos, y un mecanismo voluntario para trasladar a refugiados desde Turquía hasta la UE.

La cuestión más controvertida es el envío de guardias de fronteras a los límites territoriales mal protegidos, una cuestión hasta ahora reservada a los gobierno nacionales.

Fuentes comunitarias calificaron esta propuesta de “valiente”, pero advirtieron de que corre el riesgo de ser rechazada porque ofrece una solución genérica aplicable a cualquier país de la UE en respuesta a un problema específico, como es las deficiencias en las fronteras griegas.

Sin embargo, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, defendió hoy ante el pleno del Parlamento Europeo que los países no perderán soberanía con esta medida puesto que seguirán manteniendo competencias y soberanía en cuanto a sus propias fronteras.

Antes del inicio de la cumbre de mañana, se celebrará una reunión de los líderes de Austria, Alemania, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Suecia, Finlandia y Grecia, a la que también asistirá Juncker, para ver quiénes están dispuestos a aceptar el traslado de refugiados sirios desde Turquía a la UE, aunque no se esperan cifras concretas.

También está previsto que participe en el encuentro el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

El viernes, los jefes de Estado y de Gobierno tendrán primero un debate sobre el seguimiento al informe de los cinco presidentes para completar la Unión Económica y Monetaria junto con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

La cumbre adoptará después las conclusiones sobre el mercado interior, el cambio climático y la crisis en Siria, y debatirá la lucha contra el terrorismo para mejorar el intercambio de información. EFE

mrn-mfe/cae/mlg

(foto)(audio)(vídeo)

(Más información del Parlamento Europeo www.euroefe.com)