Compartir

Koen Geens, ministro de Justicia de Bélgica, ha explicado en el medio 'Het Laatse Nieuws' que la policía del país localizó la noche del 15 al 16 de noviembre a Salah Abdeslam en el barrio de Molenbeek (Bruselas), es decir, dos días después de los ataques de París que dejaron más de 130 personas.

Al parecer, Abdeslam no fue detenido debido a una extraña ley nacional que existe en Bélgica y que impide que se realicen operaciones policiales. En concreto, la legislación estipula que los agentes tienen prohibido intervenir entre las 21:00 horas y las 05:00 horas. El terrorista se escondió allí pero cuando acudieron a detenerle, había escapado.

La Fiscalía belga ha argumentado que existen motivos más que suficientes para sospechar que Abdeslam se encontraba en una vivienda (que estaba en la lista de sospechosas) en Molenbeek aunque no se entiende como pasada esa hora no hubo actuación de los agentes policiales.

Ante esta situación, el gobierno ha anunciado una batería de reformas y medidas para acabar con el terrorismo, entre ellas, el cambio de ley para no poder actuar en operaciones nocturnas, algo que dificulta la labor de los agentes y que fue clave, por ejemplo, en la redada que tuvo lugar en Saint Denis los días posteriores al atentado del 13-N.

Según publican los medios locales, está previsto que la entrevista con el ministro Koen Geens se emita en una de las televisiones nacionales esta misma noche.