Compartir

Viena, 15 dic (EFE).- Irán informó hoy de que espera tener todo listo para implementar el histórico acuerdo atómico multilateral “en dos o tres semanas”, tras el cierre hoy de las investigaciones sobre posibles dimensiones militares de su programa nuclear por parte del OIEA.

El embajador de Irán ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Reza Najafi, aseguró que Teherán “se ha puesto como objetivo” terminar en ese período las exigencias para poner en marcha el Tratado nuclear, incluyendo la exportación de uranio enriquecido a Rusia y la conversión de un reactor de agua pesada.

En declaraciones ante la prensa tras una reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA, Najafi calificó el cierre de las investigaciones más delicadas de su programa nuclear como un “día histórico” para su país y para la agencia nuclear de la ONU.

Destacó que en Irán el estudio de tecnología de doble uso (militar y civil) “siempre tuvo el único propósito la ciencia e investigación”.

“El programa nuclear de Irán siempre ha sido y siempre será para fines pacíficos”, aseguró el diplomático, quien expresó su esperanza de que se abra ahora “un nuevo capítulo” en la cooperación entre Irán y el OIEA.

En cuanto al acuerdo pactado con seis grandes potencias (EEUU, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania) en julio en Viena, Irán está “comprometida a las medidas voluntarias”, que cumplirá “con buena fe” y expresó su esperanza de que los otros países “hagan lo mismo”.

El tratado multilateral, pactado tras casi dos años de negociaciones, prevé una limitación importante del programa nuclear de Irán a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que pesan sobre la República Islámica.

Para poder entrar en vigor, Irán necesita primero desmantelar dos tercios de sus centrifugadoras para enriquecer uranio, reducir sus reservas de ese material y convertir el reactor de agua pesada de Arak para evitar que produzca plutonio.

El uranio enriquecido y el plutonio sirven para la construcción de armas nucleares.

La comunidad internacional, con las potencias occidentales a la cabeza, temen que Teherán tenía intenciones militares bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil, lo que Irán rechaza.

De hecho, un reciente informe del OIEA señala que Irán llevó a cabo hasta 2003 un “esfuerzo coordinado” para hacerse con un dispositivo nuclear, que siguieron de alguna forma hasta 2009.

Desde entonces, sin embargo, los expertos de la agencia nuclear no tienen indicios sobre más intentos en ese sentido. EFE