Compartir

Tomás Andújar

Palma, 15 dic (EFE).- Podemos y Ciudadanos romperán en las elecciones del domingo el duopolio que desde hace un tercio de siglo mantienen PP y PSOE en el reparto de los escaños de Baleares en el Congreso, según prevén las encuestas, que no descartan que también los nacionalistas de MÉS logren un diputado.

Si las consultas demoscópicas no fallan estrepitosamente, el PP seguirá siendo el partido con más respaldo en el archipiélago, pero al igual que ocurrió en las autonómicas de mayo, cuando perdió el Govern regional, perderá muchos votos y obtendrá dos o tres de los ocho diputados en liza, cuando en 2011 consiguió cinco.

Todo está abierto desde segundo hasta el cuarto o quinto puesto en los comicios más inciertos de la historia en la islas, aunque la mayoría de las encuestas sitúan al PSOE por detrás de los populares, con dos diputados, también uno menos que los que obtuvo en las últimas generales.

Ciudadanos y Podemos (está por ver en qué orden) acosan al PSOE y los sondeos les dan también dos diputados a cada uno, un resultado que supondría la consolidación del éxito del partido morado en las autonómicas y un importante incremento de votos para los naranjas.

Más incierto, pues solo alguna encuesta le otorga un diputado, es el resultado de la coalición econacionalista MÉS, que en un panorama abierto como nunca para conseguir su anhelo de tener un diputado en Madrid puede verse superada por los partidos que han roto el condominio de PP y PSOE en la España democrática.

Los principales aspirantes a la presidencia del Gobierno pasaron por las islas los primeros días de campaña para apoyar a sus candidatos, que han protagonizado varios debates en foros y medios de comunicación regionales en los que también ha participado una sexta fuerza con pocas opciones pese a tener también representación en el Parlament balear, el regionalista PI.

Más allá de las cuestiones generales dominantes en la campaña nacional, en Baleares hay dos temas en los que, con matices, todos los partidos con opciones de conseguir escaños están básicamente de acuerdo: el archipiélago necesita aumentar su financiación y que los isleños puedan disfrutar de más conexiones aéreas, con mejores frecuencias y más baratas.

De hecho, el Govern de izquierdas de PSOE y MÉS, que tiene el respaldo de Podemos en el Parlament, fía buena parte del cumplimiento del programa pactado para los próximos años a una mejora sustancial de la financiación autonómica, por lo que el resultado del 20D condiciona en gran medida su futuro.

La lista al Congreso del PP la encabeza Mateo Isern, exalcalde de Palma que no optó a la reelección en mayo por desavenencias con el entonces líder regional, el expresidente autonómico José Ramón Bauzá. Su regreso a la primera línea es una prueba del borrón y cuenta nueva que afronta el partido tras la derrota de Bauzá y la pérdida masiva de poder.

El PSOE ha colocado como cabeza de cartel en Baleares al veterano Ramon Socias, que fue delegado del Gobierno en el archipiélago durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

La lista de Podemos la lidera uno de los fichajes más sonados del partido de Pablo Iglesias, el juez en excedencia Juan Pedro Yllanes, que ha renunciado a presidir el histórico juicio del caso Nóos, que arrancará el 11 de enero, para probar suerte como legislador.

Fernando Navarro, un exgestor sanitario, es el número uno de la lista de Ciudadanos por el archipiélago, mientras que MÉS espera dar la sorpresa con el exdirector general y exconcejal nacionalista Antoni Verger. EFE