Compartir

Santa Cruz de Tenerife, 14 dic (EFE).- Los nuevos partidos buscan su hueco en la representación de Canarias en un contexto marcado por la división nacionalista y el descenso de apoyos del PP y del PSOE, aunque este último pugna por conservar su número de escaños gracias, precisamente, a la ruptura entre CC y Nueva Canarias.

El PP se mantiene como partido ganador en las islas, aunque de nueve diputados bajaría a seis, según la encuesta del CIS.

Con el ministro José Manuel Soria como candidato de referencia en el archipiélago, este partido conseguiría mantenerse hegemónico en la comunidad autónoma pese a una legislatura marcada por el enfrentamiento entre el Gobierno estatal y el de Canarias, sobre todo a cuenta de las prospecciones petrolíferas y los recortes.

La lista del PP la encabeza de nuevo Soria en la provincia de Las Palmas, y tampoco hay cambios al frente de la lista de Santa Cruz de Tenerife, en donde repite Pablo Matos.

El tradicional duelo electoral entre PSOE y PP ha dado paso en Canarias a una guerra abierta entre José Manuel Soria y la candidata de Podemos por Las Palmas, la juez en excedencia Victoria Rosell.

El fichaje de Podemos acusa al ministro de estar detrás de las diligencias abiertas por la Fiscalía contra ella el mismo día en que comenzaba la campaña electoral, y a su vez, Soria se ha querellado por esa acusación contra la magistrada.

La ruptura entre Coalición Canaria y Nueva Canarias puede llevar a que el nacionalismo canario pierda un escaño y quede con una única representante en el Congreso de los Diputados, Ana Oramas, según la última encuesta del CIS.

Pero al mismo tiempo, la alianza electoral entre Nueva Canarias y el PSOE puede permitir a este último partido salvar la cara y conservar los cuatro escaños que consiguió en 2011.

Pero sería a costa de ceder uno de los asientos a Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, que en la anterior legislatura estaba junto a Ana Oramas en el grupo mixto y ahora se integraría en el socialista.

El refuerzo que da Nueva Canarias a los socialistas es más patente en la provincia de Las Palmas, donde este partido nacionalista tiene su base.

En Las Palmas, al frente de la lista del PSOE repite Sebastián Franquis. Mientras, en la provincia de Santa Cruz de Tenerife el PSOE pugna por conseguir un segundo escaño en disputa con Podemos, que se debate entre un representante o ninguno.

Se da por seguro que la cabeza de lista del PSOE en esta provincia, Tamara Raya, que se estrena como candidata, obtendrá su escaño, pero hay dudas sobre si el segundo de la lista, el veterano Francisco Hernández Spínola también lo conseguirá.

Eso depende en parte de los resultados de Podemos, que se debate entre uno o ningún representante en Santa Cruz de Tenerife, escaño al que aspira el debutante Alberto Rodríguez.

Podemos tiene mejores perspectivas con Victoria Rosell en Las Palmas, provincia donde la encuesta del CIS le da dos escaños, los mismos que PSOE-NC, y donde este partido logró grandes resultados en las dos últimas llamadas a las urnas (europeas y autonómicas).

En el caso del otro partido emergente, Ciudadanos, la encuesta del CIS le da dos asientos, uno en cada provincia.

Al frente de la candidatura en Santa Cruz de Tenerife figura Melisa Rodríguez, quien ya encabezó la lista autonómica pero quedó fuera del Parlamento en aplicación del peculiar sistema electoral.

En Las Palmas, al frente de Ciudadanos se presenta Saúl Ramírez.

Como quinto partido se situaría Coalición Canaria, que a falta de alianzas con Nueva Canarias en la provincia oriental quedaría reducida a su feudo tradicional de la provincia tinerfeña, en donde mantendría el escaño de Ana Oramas.

Para ayudar con los votos, CC ha incluido en la segunda posición de la lista al presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, aunque de salir elegido su cargo como diputado sería incompatible si, como parece, quiere seguir al frente del gobierno insular. EFE