Compartir

París, 13 dic (EFE).- El primer ministro francés, Manuel Valls, evitó hoy cualquier triunfalismo al término de la segunda vuelta de las elecciones regionales francesas y señaló que “el peligro de la extrema derecha no se ha eliminado”.

Según las primeras estimaciones, el ultraderechista Frente Nacional (FN) no habría logrado región alguna en los comicios, mientras que Los Republicanos del expresidente Nicolas Sarkozy conquistarían entre 5 y 9 de las 13 y los socialistas del actual jefe del Estado, François Hollande, se quedarían con entre 3 y 6.

“Esta noche, ningún alivio, ningún triunfalismo, ningún mensaje de victoria. El peligro de la extrema derecha no se ha eliminado. No olvido los resultados de la primera vuelta y de elecciones pasadas”, afirmó Valls.

El jefe del Gobierno francés consideró que la unión de la izquierda ha permitido a su partido ganar varias regiones y saludó a aquellos electores que “han respondido al llamamiento muy claro y valiente, el de la izquierda, de frenar a la extrema derecha”.

“A aquellos que la han bloqueado, pero también a quienes no han votado porque han dejado de creer, debemos aportarles la prueba de que la política no continuará como antes” y devolverles las ganas “de votar por, en lugar de hacerlo en contra”, apuntó.

Valls recordó que estas elecciones se han llevado a cabo “en un momento de gravedad”, un mes después de los atentados yihadistas en los que hubo 130 muertos en París y Saint Denis, y destacó que “la República es la única y la más fuerte de las respuestas”.

“Mido mi responsabilidad, la nuestra, (…) que nos obliga a escuchar más a los franceses, a actuar más rápido”, concluyó el primer ministro. EFE