Compartir

Buenos Aires, 10 dic (EFE).- El nuevo presidente de Argentina, Mauricio Macri, subrayó hoy, entre sus prioridades, el impulso a las relaciones exteriores y estrenó su gobierno con reuniones bilaterales con varios mandatarios de la región.

Macri ratificó su apuesta por abrir Argentina “al mundo” durante su discurso de investidura, en el que lanzó un mensaje a los ocho presidentes latinoamericanos que asistieron a la toma de posesión, y adelantó que buscará la “unidad y la cooperación”.

“Somos hijos de este tiempo y tratamos de comprenderlo sin prejuicios ni rencores. Creemos en la unidad y la cooperación de América Latina y del mundo en el fortalecimiento de la democracia como única posibilidad para superar las confrontaciones”, dijo.

El presidente recibió después en Cancillería a los representantes de medio centenar de delegaciones extranjeras que acudieron al acto, entre ellos los mandatarios de Colombia, Chile, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Ecuador y Perú, el rey Juan Carlos, el secretario de Transportes de Estados Unidos, Anthony Foxx, y Eliseo Ariotti, nuncio en Paraguay, en representación del Vaticano.

Como presidente, Macri estrenó su agenda internacional con las bilaterales que mantuvo con el mandatario peruano, Ollanta Humala, y de Paraguay, Horacio Cartes.

Al retirarse del Palacio San Martín, Humala envió un “fuerte abrazo a todos los argentinos” y, en diálogo con la prensa, pidió disfrutar de la “fiesta democrática” de los argentinos.

“Seguimos trabajando juntos, Perú y Argentina. La agenda bilateral es comercio, desarrollo, turismo”, agregó.

En la Casa Rosada, Macri cruzó unas palabras de manera informal con Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, socio estratégico de Argentina.

También en la Casa de Gobierno, el presidente argentino recibió el saludo de la chilena Michelle Bachelet.

Macri estrenó su agenda de bilaterales el miércoles, en vísperas de su investidura, en la sede de la Alcaldía de Buenos Aires, la ciudad que gobernó durante ocho años antes de asumir la Presidencia.

En esa primera ronda de contactos recibió al vicepresidente de la Comisión Europea, Vladis Dombrovskis, acompañado del jefe de la Delegación de la Unión Europea en Argentina, José Ignacio Salafranca.

También se entrevistó con el rey Juan Carlos, quien, en un encuentro cordial, invitó a visitar España a Macri, quien aceptó.

Su apretada agenda incluyó también reuniones con el vicepresidente regional del Banco Mundial, Jorge Familiar, y el secretario general de Unasur, Ernesto Samper.

El ecuatoriano Rafael Correa no tuvo oportunidad de reunirse con Macri, pero comentó a la prensa que habían conversado por teléfono y protagonizó la anécdota durante los saludos de protocolo.

“Casi tumbo al Gobierno”, bromeó Correa, que tropezó con la alfombra roja cuando se acercó a saludar a Macri en la Cancillería.

“Tan rápido no”, le respondió el presidente argentino entre risas.

Además, la canciller argentina, Susana Malcorra, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, mantuvieron hoy un encuentro con la delegación estadounidense, encabezada por Foxx, y la secretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson.

“Hablamos de una relación madura entre los dos países, de cooperar en muchísimas cosas. Desde inversiones y generación de trabajo, hasta la agenda del cambio climático, la agenda del narcotráfico y terrorismo”, puntualizó Peña.

Malcorra también se reunió con funcionarios de Argelia, Nicaragua, República Dominicana y Cuba.

Macri, que después de recibir a las delegaciones extranjeras tomó juramento a sus ministros, concluirá su jornada de investidura con una velada de gala en el teatro Colón de la capital argentina. EFE

ayv/mar/mmg