Compartir

Sagrario Ortega

Madrid, 10 dic (EFE).- Los partidos, como el resto de la sociedad, no han podido sustraerse a la amenaza del yihadismo y han prometido en sus programas electorales más medios para combatir este fenómeno, pero no se han olvidado del terrorismo doméstico y muchos se han comprometido a resolver los crímenes de ETA aún impunes.

Son algunas de las propuestas que en materia de Interior y de seguridad ciudadana recogen los programas electorales de los principales partidos que concurren a los comicios del 20D.

Con más o menos concreción, todos ellos hacen referencia al terrorismo yihadista, al crimen organizado y al cibercrimen, ven posible incrementar los medios personales y materiales para ello y apuestan por una definición de las competencias de cada una de las fuerzas de seguridad para evitar duplicidades y mejorar la coordinación.

Estas son las principales propuestas incluidas en los programas:

PP

El actual partido mayoritario recoge en su programa algunas de las “rentas” de la última legislatura, como la creación del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, pero también se compromete a promover un equipo multidisciplinar dirigido por un fiscal especial para investigar los atentados sin resolver de ETA.

Si el PP gobierna ampliará las indemnizaciones a las víctimas del terrorismo, sin tener en cuenta si el atentado se ha producido fuera de España.

Y no se olvidaría de la amenaza yihadista, en cuya lucha no escatimaría ningún mecanismo del Estado de Derecho, potenciará los medios personales y tecnológicos y hará especial hincapié en las medidas contra la radicalización.

Mantendrá la prisión permanente revisable a pesar del rechazo del resto de los partidos, reorganizará las plantillas de la Policía Nacional y la Guardia Civil hasta lograr sacar a la calle a 3.000 agentes ahora en labores burocráticas, regulará la figura del confidente policial y potenciará las unidades contra el crimen organizado.

PSOE

Los socialistas hacen gala en su programa de haber puesto fin al terror de ETA de más de 50 años y ahora, ante la amenaza de un nuevo terrorismo internacional, ven posible incrementar los efectivos dedicados a la lucha antiyihadista.

Y como ha reiterado hasta la saciedad desde que se aprobó la nueva ley de Seguridad Ciudadana, el PSOE deja claro que la derogará para proteger mejor los derechos de los ciudadanos, a la vez que reformará la ley de Seguridad Privada para garantizar que sólo pueda prestarse como complementaria a la pública.

Reponer de forma gradual las vacantes en la Guardia Civil y la Policía, fortalecer la coordinación con las policías autonómicas y diseñar un protocolo para la actuación de los agentes en las fronteras son otras propuestas de los socialistas.

IU

Izquierda Unida centra sus propuestas en las críticas a las reformas de la ley de Seguridad Ciudadana y del Código Penal, toda ves que para esta formación han puesto en “peligro” el ejercicio de las libertades de reunión pacífica y de expresión.

Como piden otros partidos, IU insiste en la necesidad de derogar la conocida como “ley mordaza”, así como la prisión permanente revisable incluida en el Código Penal, y apuesta por medidas que reduzcan los plazos de incomunicación de los detenidos para prevenir la tortura y los malos tratos, así como establecer sistemas de videovigilancia y grabación de los interrogatorios a los arrestados.

UPyD

En el capítulo que este partido dedica al terrorismo, UPyD aboga por el cumplimiento íntegro de las penas de los presos terroristas y por impedir la presencia en las instituciones de organizaciones herederas de Batasuna.

Ya en el ámbito de las fuerzas de seguridad, UPyD propone la progresiva equiparación salarial de las del Estado con las autonómicas y locales, la “desmilitarización del régimen disciplinario” de la Guardia Civil y avanzar hacia un diseño de unificación de este cuerpo y la Policía Nacional, además de mejorar su coordinación.

CIUDADANOS

Quiere este partido redactar una nueva ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que las competencias de cada policía queden perfectamente delimitadas, lo que conllevaría una reorganización del actual despliegue territorial que acabaría con las duplicidades.

Una única base de datos policial, la equiparación salarial de los distintos cuerpos, un cuerpo común de Tedax-NRBQ y evitar la aplicación del Código Penal Militar a los guardias civiles son compromisos que Ciudadanos une a su apuesta por esclarecer los 379 crímenes de ETA sin resolver y a la de un plan de prevención de la radicalización de colectivos susceptibles de ser captados por el Dáesh.

PODEMOS

Este partido se remite a sus siete medidas para la paz, acordadas recientemente, y en materia de terrorismo yihadista aboga por cortar las vías de financiación y abastecimiento y neutralizar sus redes de captación y adoctrinamiento.

La libertad de sindicación para los miembros de la Guardia Civil y la mejora de la coordinación entre este cuerpo y la Policía Nacional son otras de las propuestas que Podemos incluye en su programa.

PNV

La formación vasca propone derogar la legislación antiterrorista y perseguir los posibles casos de malos tratos y torturas que se pudieran producir en centros de detención.

Advierte de que la lucha contra el terrorismo internacional no puede convertirse en excusa para la marginación y postración de derechos y libertades y de que, si bien es necesario disponer de legislación para enfrentar el fenómeno, debe tener la proporcionalidad necesaria, de modo que la legislación de excepcionalidad no se convierta en regla ordinaria. EFE