Compartir

Nueva York, 8 dic (EFE).- Los precios internacionales del petróleo amortiguaron hoy el desplome del lunes, aunque se mantienen las razones que vienen generando una caída en los valores del crudo desde el año pasado, sin que se atisben salidas a corto plazo.

El petróleo Brent, de referencia en Europa y en los mercados globales, bajó hoy un 1,15 % y cerró en 40,26 dólares el barril, ligeramente por encima de la barrera psicológica de los 40 dólares, aunque llegó a estar por debajo de ese nivel durante la sesión.

Por su parte, el petróleo intermedio de Texas (WTI), de referencia en Estados Unidos, cerró la sesión con un precio de 37,51 dólares el barril y un descenso del 0,37 %, mucho menor que el desplome del 5,8 % que tuvo en la sesión del lunes.

En el caso del WTI, el precio de hoy es el más bajo desde el 18 de febrero de 2009, cuando el barril terminó con un valor de 34,62 dólares, como efecto de la grave crisis financiera que estalló semanas antes.

Algo parecido le pasó al Brent, que el mismo 18 de febrero del 2009 llegó hasta los 39,85 dólares, aunque, al igual que el crudo de Texas, recuperó terreno al día siguiente.

El descenso de hoy, aunque menor que el del lunes, está ligado al exceso de oferta en el mercado, en medio de una competencia entre los productores para conservar su propia cuota de mercado, aunque para ello tengan que recurrir a producción de reserva.

“Estamos produciendo más de lo que necesitamos”, afirmó, en términos simples, el máximo directivo de la petrolera estadounidense Chevron, John Watson, en una entrevista con la cadena financiera CNBC en la que analizó el desplome de los precios del crudo.

Watson anticipa una “reducción natural” en los niveles de producción que el año próximo se podría compensar con un aumento en el consumo, pero evitó pronunciarse en qué nivel tendría que estar el precio “perfecto”, tanto para productores como consumidores.

“Será lo que defina el mercado”, insistió el directivo de la segunda petrolera de Estados Unidos.

La caída de los precios se agudizó después de la reunión semestral de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el pasado viernes, que se cerró sin un acuerdo para recortar las cuotas de producción.

Ya el viernes, el precio del Brent bajó un 1,91 % y del WTI un 2,70 %, y en la sesión del lunes el WTI cayó un 5,8 % y el del Brent un 5,27 %.

“Al no intervenir la OPEP, como hacía hasta ahora, no hay una gestión activa”, afirmó hoy el director de la energía global de la Escuela de Negocios de la Universidad británica de Warwick, David Elmes.

La OPEP acaparaba hace varias décadas la mitad de la producción mundial, pero ahora representa sólo la tercera parte, recordó hoy Watson. Se trata de un sector en el que cada día cobran mayor papel productores fuera del cártel como Rusia y Estados Unidos.

“Yo no diría que la OPEP carece de poder. No ha actuado como cártel en muchos años”, afirmó Watson.

Como es habitual, no hay apuestas firmes en el sector sobre cómo puede comportarse el precio del petróleo en las próximas semanas, aunque el analista de la firma McGraw Hill John Kingston piensa que un precio de 60 dólares sería “toda una celebración”.

“Las reservas siguen aumentado”, sostiene Kingston, que también destacó que los yacimientos no tradicionales en Estados Unidos “continúan innovando y cortando gastos”, y están demostrando una “gran resistencia” para hacer frente a la caída de los precios.

Gran parte del exceso de oferta está ligada a la desaceleración económica que se arrastra desde el año pasado en China, la segunda economía mundial, lo que ha significado una reducción de sus importaciones de crudo.

Pero los últimos datos sugieren la posibilidad de que se esté llegando a un final en ese sentido: en noviembre pasado las importaciones de petróleo de China tuvieron un incremento anualizado del 7,6 %, hasta los 6,68 millones de barriles diarios.

Las importaciones chinas de petróleo subieron en noviembre un 7,2 % respecto a octubre, en un rebote desde la caída del 8,8 % que hubo en octubre respecto al mes anterior. EFE