domingo, 27 septiembre 2020 4:17

Herzog, el abogado de Bankia inasequible al desaliento

Alicia López

Madrid, 5 dic (EFE).- El abogado de UPyD contra Bankia, Andrés Herzog, que ha logrado que hasta Rodrigo Rato pasara por la Audiencia Nacional, tiene ahora una misión casi imposible: mantener la presencia de su partido en el Congreso aunque sea con un solo escaño, el suyo.

Un tanto condicionado por la sombra de Rosa Díez, Herzog se ha empeñado en los últimos meses en marcar una distancia razonable con la que hasta julio ha sido la líder indiscutible de la formación magenta.

Y lo ha hecho con una pequeña operación de maquillaje en la marca, y otra más radical en la dirección del partido, con muchas caras nuevas no vinculadas a la otra ejecutiva, acabando, de paso, con la gestión personalista del partido.

Un partido que cogió muy malherido hace cinco meses, tras un congreso extraordinario que lo dejó partido por la mitad, ya que Herzog se impuso sobre la otra candidata, Irene Lozano -ahora “número cuatro” por el PSOE en la lista de Madrid-, por tan solo tres puntos de diferencia.

Con cuarenta y un años, el nuevo líder de UPYD que se estrena como candidato a la Presidencia del Gobierno, ha sido la cara de la acción judicial de UPyD contra Bankia y Caja Madrid, hasta el punto de que gracias a él se está llegando al fondo de un escándalo que podría permitir que los accionistas perjudicados por la salida a bolsa de la entidad pudieran recuperar su inversión.

También está detrás de que los preferentistas de Caja Madrid puedan recobrar su dinero y de la causa de los discos duros de Bárcenas y la de la familia Pujol, procedimientos de los que UPYD estuvo a punto de salir por las dificultades económicas que atraviesa el partido derivadas de sus pésimos resultados en las últimas convocatorias electorales.

Al margen de su intensa labor en los tribunales y como secretario general del grupo parlamentario que ha desempeñado la pasada legislatura, Herzog acabó siendo la mano derecha de la líder de UPyD, desplazando al entonces número dos, Carlos Martínez Gorriarán, tras el desastre en las autonómicas andaluzas, en marzo.

Fue el máximo gesto de “autocrítica” que hizo Díez en aquel momento, además de convocar el congreso de julio para apaciguar la rebelión interna que siguió al destrozo en Andalucía, e intentar parar -sin éxito- la fuga de dirigentes y militantes hacia Ciudadanos.

Donostiarra de nacimiento, Andrés Herzog es un firme defensor de las “esencias” de la formación magenta y de mantener la autonomía del partido frente al de Albert Rivera, y no se arrepiente nada de haber desechado un pacto electoral con una fuerza política que podría arrebatar al PSOE el 20 de diciembre la segunda plaza.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra, ha pasado por algunos despachos de prestigio, como el de Garrigues, antes de fichar por UPYD en 2008. Y muchísimo antes, fue miembro de la selección española de judo, llegando a ser preolímpico para los Juegos de Atlanta 96. EFE