Compartir

Barcelona, 4 dic (EFE).- La jueza de Barcelona que investiga a Jordi Pujol sospecha que el expresidente catalán fue propietario “en la sombra” de una de las cuentas que la familia tenía en Andorra, donde cree que el clan ocultó su fortuna con el propósito de “encubrir el origen delictivo del dinero”.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, acuerda inhibirse en favor del juez José de la Mata de la Audiencia Nacional que investiga los negocios de Jordi Pujol Ferrusola, quien administró durante un tiempo la fortuna de Andorra, al entender que existe una “estrecha vinculación” entre ambas causas.

La jueza se remite a los datos bancarios obtenidos a través de la comisión rogatoria librada por Andorra, de los que se desprende que desde el año 1992 todos los hermanos Pujol Ferrusola son o han sido titulares de cuentas bancarias en ese país.

Además, se deduce que titulares también “lo son o han sido sus padres, llamando la atención que una de las cuentas era propiedad en la sombra de Jordi Pujol Soley, como se desprende de una carta manuscrita por él mismo reconociéndolo así”.

En esa cuenta, de la que, según la defensa, Jordi Pujol Soley dijo ser titular para beneficiar a su hijo Jordi en el reparto de bienes de su separación, la juez recuerda que “se produjo un abono de más de 300 millones de pesetas en julio de 2000, que fueron retirados en los años 2009 y 2010 con destino desconocido”.

Además, señala la magistrada, “una parte importante de los fondos de las cuentas de Jordi Pujol Ferrusola ha circulado como ingresos o disposiciones en efectivo”, sin que conste “el origen ni el destino de unos y otras”, y parte de los mismos han sido distribuidos entre su madre y sus hermanos.

La jueza remarca que, desde que inició la investigación tras la confesión de Pujol de que durante décadas ocultó el legado de su padre Florenci, la familia no ha aportado “datos concretos, objetivos e inequívocos” sobre el origen del dinero y cómo lograron que de los 841.000 euros iniciales acabaran repartiéndose un millón de euros cada uno.

“Es precisamente esta falta de información la que hace sospechar de la existencia de un delito contra la Hacienda Pública y un delito de blanqueo de capitales, por cuanto la ocultación y gestión de un patrimonio en el extranjero por más de treinta años, gran parte de los cuales transcurrieron durante la vida política activa de Jordi Pujol Soley, lleva a pensar que la ocultación obedecía al propósito de encubrir el origen delictivo del dinero”, advierte el escrito.

La juez deduce que, “más que la herencia de su abuelo”, el dinero que acabaron repartiéndose los Pujol son “los beneficios de las dudosas actividades económicas realizadas por el mayor de los hermanos”.

Para la magistrada, dado que el “voluminoso incremento” de la fortuna se atribuye a la gestión del primogénito, es obligado unificar ambas causas, para poder llevar a cabo un “análisis conjunto de la actuación de la familia Pujol” y avanzar en las pesquisas.

En ese sentido, reconoce que en su caso había llegado a un “punto muerto” ante la falta de colaboración de las autoridades andorranas, que por el momento solo han aceptado remitir información de los movimientos bancarios de los Pujol al juez José de la Mata, que detallan transferencias del primogénito mediante “sociedades instrumentales” en varios paraísos fiscales.

Para la magistrada, si se mantuvieran abiertas las dos causas, se podría acabar realizando una “instrucción paralela en la que las diligencias de prueba serían similares, si no idénticas”, lo que solo supondría un “desgaste de medios y un riesgo de obtener conclusiones contradictorias”.

La jueza también advierte en su escrito de que hasta la fecha la Agencia Tributaria no ha podido asegurar si la regularización fiscal que hicieron Marta Ferrusola y sus hijos Marta, Mireia y Pere -todos ellos imputados en la causa de Barcelona, junto a Jordi Pujol Soley y el primogénito- se llevó a cabo correctamente.

Esto es debido a que -argumenta- “no ha sido posible conocer si los fondos transferidos desde Andorra eran todos los que poseían los querellados… ni mucho menos el origen de los mismos”.

Por su parte, la defensa de los Pujol tiene la intención de recurrir la inhibición de la jueza de Barcelona a la Audiencia Nacional, por lo que, de acuerdo con la jurisprudencia, la decisión final podría quedar en manos de la Audiencia de Barcelona, han señalado a Efe fuentes judiciales. EFE