Compartir

Donald Trump no deja de protagonizar polémicas que generan cada vez más odio entre el electorado estadounidense. En un acto de campaña, el magnate no tuvo inconveniente en burlarse de un periodista de 'The New York Times' con discapacidad que no estaba de acuerdo con sus tesis planteadas tras las supuestas celebraciones yihadistas los días posteriores al 11-S.

Trump decidió cambiar su tono de voz e imitar el movimiento irregular de cuerpo del periodista Serge Kovaleski, quien padece un síndrome congénito llamado artrogriposis que le impide mover los brazos con facilidad.

“Ahora el pobre hombre, tenéis que ver a este hombre. Oh, no sé, no me acuerdo. No recuerdo, puede que lo dijera”, se mofaba Trump en el escenario imitando al periodista.

El candidato a liderar el Partido Republicano en las próximas elecciones no olvida el artículo que el periodista publicó en el 'Washington Post' (periodo en el que trabaja en la época del 11-S) y en la que el propio Trump aseguraba que las autoridades habían detenido a musulmanes por celebrar el atentado, algo que la investigación terminó por demostrar que “fue falso”.

Los medios de comunicación estadounidenses han denunciado la situación y han pedido inmediatamente que el político se disculpe con Kovaleski por ridiculizarlo en público.