Compartir

El Ayuntamiento de Madrid no ha aprobado, de forma sorprendente, una moción de urgencia propuesta por el grupo municipal socialista que tenía como objetivo preparar un plan en cuatro meses que eliminara todos los elementos franquistas del callejero de la ciudad.

Pese a que el apoyo del grupo de Manuela Carmena parecía asegurado, Rita Maestre, portavoz municipal de Ahora Madrid, ha confirmado la abstención del partido, al igual que Ciudadanos y el voto en contra de los miembros del Partido Popular.

Desde Ahora Madrid argumentan el cambio de decisión en “la urgencia que impide exponer y explicar el proyecto y debatirlo con el máximo respeto al pleno”. Al parecer, está previsto que el debate presentado por el PSOE se traslade al próximo pleno y se analice en las diferentes juntas de distrito de la ciudad.

Según Purificación Causapié, una de las personas encargadas de redactar la propuesta, Ahora Madrid pidió algunas modificaciones del texto inicial del PSOE que pedía una rectificación de los “espacios públicos con una “clara mención a acontecimientos relacionados” con la dictadura para sustituirlos “en poco tiempo” por nombres de mujeres o luchas históricas de la defensa de la dignidad e igualdad.