Compartir

Ocurrió en una entrevista en La Sexta: “No voy a apoyar a Mariano Rajoy. Si no gano, estaré en la oposición”. Esa es la contundente respuesta de Albert Rivera a la posibilidad de apoyar la investidura del líder del PP a la presidencia del Gobierno aunque este gane las elecciones generales del 20-D. 

Su partido, según la mayoría de encuestas no será capaz de discutir la victoria del PP en las próximas elecciones, pero entre los nuevos partidos, sería, claramente, la formación emergente con más de un 21% de los votos, aquella que obtendría un mejor resultado una vez que Podemos quedaría claramente por debajo del 14%. DE esa manera, la opinión de Rivera sobre un hipotético apoyo a la investidura de Mariano Rajoy resulta capital: él sería el árbitro que decida quién llega a La Moncloa tras los comicios.

“Según las encuestas, la pregunta es si  Sánchez y el PSOE están dispuestos a apoyar un Gobierno de Ciudadanos”, ha argumentado el candidato sobre el secretario general de los socialistas durante una entrevista en La Sexta. “Yo quiero ganarle a Rajoy. No voy a votar a Rajoy”, ha insistido.

¿Que estrategia sigue Rivera? Sioempre ha dicho que su partido no será parte de un Gobierno que no presida él mismo, y que estaría dispuesto a abrir su Ejecutivo a miembros de otras fuerzas que le prestaran su apoyo en una hipotética investidura. Sus estrategas aspiran a que Ciudadanos quede segundo en las elecciones y logre que la tercera formación le apuntale.