Compartir

Un hombre armado con un fusil automático mató en Sarajevo a dos soldados bosnios e hirió a cuatro personas, entre ellos a otro militar, después de que abriese fuego contra un local de apuestas y un autobús público.

El tiroteo sucedió en el suburbio de Rajlovac y los dos soldados murieron al instante en el local de apuestas, según fuentes policiales citadas por el portal informativo Klix. El atacante disparó después contra un autobús público que circulaba por el lugar y fragmentos de cristales rotos hirieron al conductor y dos pasajeros.

Según algunos testigos el atacante gritó “Dios es grande” al disparar, aunque los investigadores han asegurado que es demasiado pronto para hablar de la motivación del ataque, ya que podría tratarse de un ajuste de cuentas por apuestas.

El sospechoso, Enes Omeragi, era miembro del movimiento wahabí y drogadicto, según sus vecinos y varios testigos, según el 'Bosnia Today'. Tras el ataque, Omeragi huyó del lugar y se suicidó en la casa familiar, añade el mismo diario. Los soldados fallecidos han sido identificados como Armin Salkic (26) y Nedeljko Radic (34), uno serbobosnio y otro bosnio.