Compartir

Los servicios de inteligencia europeos están convencidos de que Abdelhamid Abaaoud está muerto. Cayó en la operación policial de Saint Denis, en principio desatada por fortuna de manera independiente a los sucesos del pasado viernes. Por fortuna, por que las pesquisas policiales llevaron al piso donde se preparaba otra carnicería en el barrio financiero de la capital francesa y en el aeropuerto internacional Charles de Gaulle.  Pero el caso es que The Washington Post, que cita fuentes de la investigación, asegura que Abaaoud cayó en Saint Denis. ¿Cómo es posible si es que los comandos terroristas eran distintos? ¿Estaban relacionados o coordinados? 

Así, casi una semana después de los atentados de París y tras la espectacular operación policial desarrollada en Saint-Denis, las fuerzas de seguridad francesa siguen buscando a Abdelhamid Abaaoud, el presunto cerebro de los ataques, y Salah Abdeslam, que huyó de París tras la masacre. Las autoridades galas han alertado a las policías europeas para que extremen la vigilancia en las fronteras sobre un Citröen XSara en el que podría viajar Salah Abdeslam.

El fiscal de la República, François Molins, ha asegurado en una comparecencia pública que todavía no pueden confirmar cuántas personas murieron ni tampoco sus identidades. “Se ha encontrado un cuerpo acribillado a tiros, pero el estado del cadáver no permite su identificación”, ha detallado, remitiendo al final de la investigación para conocer sus nombres y apellidos.

Lo que sí ha aclarado el Fiscal es que ni Salah Abdeslam ni Abdelhamid Abaaoud figuran entre los detenidos. Lo que no significa que no estén muertos.

Abaaoud, de 29 años de edad y nacionalidad belga, fue condenado en julio de este año por un tribunal de Bélgica a 20 años de cárcel por su vinculación con una red yihadista. La condena fue dictada en ausencia del acusado, que figuraba como huido a Siria.