domingo, 27 septiembre 2020 7:49

Este es Abdelhamid Abaaoud, cerebro del ataque de ISIS en París

Abdelhamid Abaaoud, tiene 28 años y llegó a ser, incluso, objetivo de un ataque aéreo selectivo de Francia en Siria durante el pasado septiembre. Y eso tiene una sencilla explicación: es el arquitecto de todos los ataques e intentos de atentados en los últimos meses en Francia y Bélgica, además de ser uno de los terroristas más expuestos en las redes sociales. Es un afamado y celebrado yihadista entre su correligionarios.

Para hacerse una idea de su trabajo, conviene tener en cuenta que Abaoud ha sido capaz de raptar, incluso,  a su hermano menor de edad  -13 años- para las filas del Estado Islámico. 

Y se tienen evidentes pruebas de sus 'trabajos': Hace tres meses un yihadista francés detenido al regresar de Siria cuenta que, tras seis días de entrenamiento en un campo de Raqqa, Abdelhamid le da 2.000 euros y la orden de atentar en Francia en una sala de conciertos atestada de gente. Un plan tristemente conocido ya. Además, también habría instruido para la masacre de París al ahora huido Salah Abdelslam. Son viejos conocidos. Antes de radicalizarse en 2010 estuvieron juntos en la cárcel por un atraco.

Pertenece a una familia de acomodada y se crió en Molenbeek, un barrio a ls afueras de Bruselas que hoy por hoy pasa por ser el principal granero yihadista de Europa. El pasado julio la justicia belga le condenó en rebeldía a 20 años de cárcel en un proceso de reclutamiento de jóvenes belgas que integraban la organización en Siria.

Su alto a la fama en las redes sociales fue tétrico. En marzo de 2014 su cara se hizo conocida al divulgarse unos vídeos en los que conducía una camioneta que arrastraba varios cadáveres mientras hacía bromas con sus compañeros, en una zona de Siria controlada por la organización yihadista.

Abaaoud, al que se situaba actualmente en Siria, había subido en el escalafón del autoproclamado EI, y fuentes de los servicios secretos europeos lo consideraban un miembro importante de sus servicios de espionaje y responsable de la preparación de ataques en el extranjero. Según 'The Wall Street Journal', estaba siendo “monitorizado” por países occidentales que planeaban matarlo en un ataque aéreo pero le perdieron la pista hace unas semanas.

“Siento vergüenza por mi hijo”, dijo su padre a un medio belga en enero. “¿Por qué en el nombre de Dios quiere matar a belgas inocentes? Nuestra familia le debe todo a este país”.