jueves, 1 octubre 2020 13:52

Hay pruebas de la existencia de un noveno terrorista en el ataque a París

Cuando la Policía francesa ya ha realizado más de 130 registros y Bélgica sigue buscando a Salah Abdeslam, los investigaciones mantienen una actividad frenética en busca de nuevo indicios sobre el ataque terrorista en París. Al parecer, buscan a un segundo fugitivo “cuyo papel aún no está claro” en los atentados, pero que podría haber sido el conductor del Seat León que condujo a los cuatro tiradores que dispararon indiscriminadamente contra los restaurantes parisinos

¿En qué se basa la policía? En varios testimonios recogidos en los últimos días que aseguran que en el coche con el que los yihadistas se desplazaron por los distritos 10 y 11 había tres personas, los hermanos Salah y Brahum Abdeslam, y un tercero sin identificar que se encontraría a la fuga y que sería ese noveno terrorista, el conductor. Al parecer, un vídeo de seguridad acredita la existencia de ese tercer miembro del comando, por lo que no habría uno, sino dos terroristas buscados por las autoridades. 

El canal 'BFM TV' precisó que la vídeo-vigilancia en las calles ha permitido llegar a la conclusión que ese tercer hombre era el conductor. Las imágenes, según los medios, permiten verle en el tiroteo contra el bar 'À la bonne bière', donde hubo cinco muertos. Su grupo atacó también 'Le Carillon' y 'Le Petit Cambodge', con 15 muertos, y el restaurante 'La Belle Equipe', donde murieron 19. 

Además, durante las investigaciones, la Policía francesa ha descubierto dos “escondites” donde se reunieron los atacantes antes de los atentados, según publica el diario EL Mundo. El primero es un pabellón situado en Bobigny (Seine-Saint-Denis), que se localizó gracias al gps del Seat León que utilizaron los terroristas para llegar a París la fatídica noche. Este local fue alquilado desde el 10 de noviembre hasta el 17 por Brahim Abdeslam mediante el portal Homelidays. El propietario ha comentado que los tres hombres que lo arrendaron parecían “amables, decentes y bien vestidos”

Las fuerzas de seguridad creen que este era un piso franco ya que se han hallado teléfonos móviles aún en sus embalajes. La segunda base es un hotel de dos estrellas situado aparte el pasado domingo en Alfortville (Val-de-Marne).