Compartir

François Hollande ha comparecido ante el Congreso francés en Versalles para reafirmar los bombardeos de las fuerzas áereas del país en Raqqa, la capital de maniobras del Estado Islámico (EI), asegurando que “están en guerra” pero que no tienen miedo ya que “han triunfado ante adversarios más temibles que estos cobardes asesinos”.

“No queremos contener sus ataques, sino de destruir a esta organización”, señalaba Hollande en referencia al ISIS. Está previsto que en las próximas semanas, los bombardeos se intensifiquen y que el portaaviones 'Charles de Gaulle' se instale en el Mediterráneo oriental para aumentar la fuerza francesa en la zona de cara a posibles ataques aéreos.

Además, el presidente francés ha adelantado que el gobierno creará 8.500 puestos de seguridad en los próximos años para la lucha contra el terrorismo, no sólo el yihadista. “No vamos a ceder a su chantaje”, concreta Hollande.

El máximo mandatario galo ha explicado que en breve se creará un proyecto de ley para prolongar el estado de emergencia en Francia durante tres meses y que propondrá a Obama y Putin la creación de una sólida unión contra el Estado Islámico.