Compartir

La historia de Louis, el 'niño-milagro' de la sala Bataclan que, con tan sol cinco años salió ileso del ataque kamikaze, es una de las notas más emotivas y esperanzadoras que se pueden entresacar del mayor atentado de la historia moderna en Francia. La cuenta el diario 'El Mercurio' de Chile, la patria de la abuela y, en parte, de la madre del niño. 

Y es que Louis pudo esconderse de los terroristas y sobrevivir ileso. Aun no se sabe muy bien cómo. O quién le ayudó, si es que alguien pudo reparar en su presencia. Su madre y su abuela -sobrina de un diplomático chileno destacado en el país galo-, fallecieron.

Al parecer,  la abuela Patricia, bibliotecaria a punto de jubilarse que residía en Francia desde hacía 42 años, quiso pasar una noche atípica junto a parte de los suyos. Sus progenitores huyeron allí de la dictadura de Pinochet. En Francia echó raíces y tuvo familia. Murió junto a su hija, Elsa Delplace, relaciones públicas franco-chilena de 35 años. A las dos les gustaba asistir a conciertos de rock. Y el viernes 13 de noviembre tenían un inmejorable plan: ver en vivo a la banda estadounidense Eagles of Death Metal. Aquel concierto selló su destino y marcará para siempre la vida de Louis, hijo y nieto a la vez. 

La hermana de la abuela de Louis, María Eliana San Martín, residente en Chile, fue quien contó la historia a El Mercurio. Se enteró de la desgarradora historia y el trágico final de su hermana y su sobrina cuando le llamó su cuñado desde Francia. Le dijo que ambas no habían sobrevivido al ataque. Su nieto, milagrosamente, sí.  “El pequeño, según nos contaron, al escuchar los disparos, se escondió en el teatro y luego escapó. Fue encontrado en la calle por una mujer. Está a salvo, ileso, pero ya sin su madre ni su abuela”, dijo Maria Eliana San Martín.  

Se da la circunstancia de que Patricia San Martín era sobrina del actual embajador de Chile en México, el ex senador socialista Ricardo Núñez. Este viajará junto a su familia para ayudar en los trámites en París.