Compartir

El ministro subrayó, sin embargo, que no hay certeza de que el pasaporte perteneciera a la persona que lo llevaba, ni tampoco si se trata de uno de los terroristas o acaso de una víctima.

Según indicó el ministro, en su día, al sirio en cuestión se le tomaron además las huellas dactilares en el campamento de registro de Leros, una de las cinco islas en Grecia que sirven para los refugiados de puerta de entrada a la Unión Europea.

Las autoridades francesas habían transmitido hoy a todos los países de la Unión Europea el número de pasaporte con la petición de información al respecto. Según indico Toskas, las autoridades griegas enviaron a Francia las huellas dactilares y todos los datos de registro.

“No sabemos si el pasaporte fue controlado en otros países por los que probablemente pasó el titular”, añadió el ministro. Toskas aseguró que Grecia mantendrá su esfuerzo de llevar a cabo una identificación completa de todos los refugiados que atraviesan este país.

La prefectura de París no ha querido pronunciarse todavía sobre los detalles del pasaporte, que según medios franceses se habría localizado sobre el cuerpo de uno de los kamikazes que se suicidó ayer cerca del Estadio de Francia.

En una reunión este mediodía del primer ministro, Alexis Tsipras, y el gabinete de seguridad, se decidió reforzar las medidas de seguridad en los edificios que podrían ser objetivos de ataque, es decir, embajadas y empresas francesas, italianas y británicas.

Además, los servicios secretos y la Policía están en contacto permanente con las autoridades correspondientes de otros países europeos para intercambiar información.