Compartir

Mientras el recuento aún provisional de víctimas prosigue al alza con 129 fallecidos y más de 200 heridos, decenas de ellos graves. Pero los investigadores antiterroristas franceses buscan activamente a dos individuos que colaboraron en el atentado en París, bien como autores materiales o bien prestando apoyo a los asesinos. Así, cuatro de los terroristas murieron en el ataque a la sala de fiestas Bataclan, en el Boulevard Voltaire. Otros tres en las inmediaciones del Estadio de Francia y uno más en la calle Boulevard Voltaire, cerca de la sala atacada.

En cuanto a la víctimas hasta el momento, al menos 80 de las víctimas mortales estaban en la sala de fiestas. Otras 19 perdieron la vida en un local atacado en la calle Charonne, 14 en otro de la calle Bichart, cuatro en la avenida de la República y otros cuatro en las cercanías del estadio de fútbol. Los ataques se produjeron en ocho puntos de la ciudad, algunos muy próximos entre sí.

El Ministerio del Interior ha activado una página especial en la que solicita a los ciudadanos que aporten de forma anónima cualquier información que pueda ayudar a la policía para identificar a los atacantes o localizar a quienes huyeron y sus cómplices. También solicita que se comunique la ausencia o desaparición de cualquier persona para identificar a posibles víctimas de la matanza. Igualmente ha facilitado un número de teléfono (0800406050) para recibir cualquier pista o prestar ayuda. Y un número verde: el 197.

Con el estado de emergencia decretado en vigor, las fuerzas de seguridad han iniciado el control total de las fronteras. No obstante, los transportes aéreos y ferroviarios funcionan con normalidad, según fuentes oficiales. Por orden del Gobierno, permanecen cerradas las universidades, los colegios, los ayuntamientos o las salas de fiesta. También ha suspendido todos los eventos deportivos programados para este fin de semana. Los líderes de todos los partidos políticos han dejado en suspenso la campaña para las elecciones regionales del 6 y 13 de diciembre.

El presidente francés, François Hollande, preside un Consejo de Defensa extraordinario con la presencia de los máximos jefes de los tres ejércitos y de los servicios de inteligencia. El Gobierno ha decidido implicar más a los militares en la lucha antiterrorista. A los 7.000 soldados desplegados desde enero se han sumado ya otros 1.500. No se descarta que Francia se implique más en los bombardeos contra los yihadistas en Irak y Siria. “La lucha será sin piedad”, anunció en la madrugada de este sábado Hollande, quien afirmó que se sabe “de dónde vienen” los terroristas. París alegó “legítima defensa” para iniciar hace dos meses los bombardeos en Siria.