domingo, 27 septiembre 2020 4:16

Brasil busca supervivientes de uno de sus más graves accidentes mineros

La ruptura de dos diques en un complejo minero de la empresa Samarco en el municipio de Mariana provocó una ola de barro y productos minerales que barrió todo lo que encontró a su paso a lo largo de unos 60 kilómetros, con el más reciente balance de dos muertos, 16 heridos y 28 desaparecidos.

Los dos pueblos más castigados son Bento Rodrigues y Paracatú de Baixo, ambos dependientes del municipio de Mariana, y donde pocos edificios quedaron en pie tras el paso de la avalancha.

Los cuerpos de rescate encontraron hoy el cadáver de un hombre en una central hidroeléctrica ubicada a unos 100 kilómetros río abajo de la mina, que fue considerado por las autoridades como la segunda víctima mortal del accidente.

Las autoridades, al no haber identificado al fallecido, no saben si su nombre aparece en la lista oficial de desaparecidos, en la que figuran 28 personas, entre ellas trece trabajadores de la mina, todos ellos hombres, y quince habitantes de Bento Rodrigues y Camargos, cinco de ellos niños.

La primera víctima mortal fue identificada como Claudio Fiúza, de 40 años, un trabajador de la mina de hierro que sufrió un ataque cardiaco cuando presenció la ruptura de los diques.

El alcalde de Mariana, Duarte Junior, avisó que el número de desaparecidos puede “disminuir o aumentar” conforme lleguen nuevas informaciones de los vecinos de las zonas afectadas.

En las búsquedas participan unos 200 efectivos de los bomberos, la Policía, la Defensa Civil y el Ejército, cuerpos que solo consiguieron llegar a las zonas más afectadas este sábado, una vez que el barro se solidificó.

Hasta ahora las tareas de búsqueda de víctimas se habían realizado principalmente en helicóptero y con la ayuda de drones y no tuvieron resultado.

La mayoría de las personas que vivían río abajo fue avisada por teléfono, según Samarco, y dispusieron de unos minutos antes de la llegada de la avalancha para huir por sus propios medios.

El órgano de Defensa Civil calculó que hay unos 2.500 damnificados, parte de ellos se alojaron en casas de familiares, otros en hoteles pagados por la empresa minera y el resto se ha refugiado en un albergue habilitado por la Alcaldía de Mariana en un pabellón deportivo.

La empresa estaba realizando una obra para elevar el tamaño del dique del depósito de residuos, llamado Fundão, según confirmó hoy el director de operaciones de Samarco, Kléber Terra.

Según las cifras divulgadas por Samarco, fueron vertidos cerca de 7 millones de metros cúbicos de residuos minerales, en su mayoría de sílice, y 55 millones de metros cúbicos de agua.

El Servicio Geológico de Brasil anunció que está vigilando de forma permanente el nivel del río Doce, cuya crecida puede afectar a una veintena de municipios de los estados de Minas Gerais y Espírito Santo, en el litoral.