Compartir

Estado Islámico ha ejecutado a doce niños de entre 12 y 16 años de edad después de que intentaran escapar de un campo militar de entrenamiento y adoctrinamiento en la ciudad iraquí de Mosul, según informa el portavoz del Partido Demócrata del Kurdistán (KDP) en Mosul, Saed Mimusini.

Estos doce menores, que habían estado entrenando en un campamento militar yihadista al este de la ciudad de Mosul, trataron de escapar pero fueron detenidos y, posteriormente, ejecutados en el área de Al Ghabat, según publica el portal de noticias Iraqi News.

CASI UN CAMPO DE TORTURAS

Hace un par de semanas, un vídeo publicado por el grupo yihadista terrorista mostraba como los terroristas reclutan y entrenan a menores en el uso de armas y les enseñan a decapitar. Un joven que logró escapar contó las torturas a las que son sometidos. Así, estos menores son llamados “los cachorros del califato” y son alojados en campos de entrenamiento, donde les someten a todo tipo de castigos a medida que aprenden las técnicas terroristas.

El vídeo muestra el interior del campo de Al Raqqa, en el noreste de Siria, donde los menores están vestidos como militares y gritan las consignas que les impone el EI. Allí son obligados a dejar de lado su fe para convertirse al islam, mientras les enseñan cómo utilizar armas de fuego y a decapitar a quienes se opongan a las acciones del grupo terrorista.

Uno de los jóvenes, llamado Hamada Shihab Ahmed, de 10 años, contó que en uno de los campos, del que logró huir, “había más de 80 niños yazidíes además de los musulmanes” que “tenían entre cinco y siete años”, publicó Euronews. Allí, casi “no había comida” por lo que solo se alimentaban “una vez por día”.