Inicio Últimas Noticias

Grandes crímenes y casos mediáticos en España juzgados por un jurado popular

Compartir

1¿Algún culpable? Rosario Porto, Alfonso Basterra… ¿Uno solo o los dos progenitores de la niña Asun

¿Algún culpable? Rosario Porto, Alfonso Basterra… ¿Uno solo o los dos progenitores de la niña Asunta? ¿Tuvieron ayuda externa para cometer, presuntamente, el crimen? ¿Cómo es de enrevesada la relación de ambos cónyuges, su compromiso y su lealtad? ¿Por qué el fiscal argumenta que la niña les molestaba en sus  respectivos planes de vida? Preguntas, preguntas y más preguntas que se agolpan en la cabeza, en la conciencia de un jurado popular hasta completar un formulario de 21 interrogantes que sus miembros ya han respondido de forma razonada y justificada.Durante cinco días han estado en una sala en el último piso de los juzgados de Santiago de Compostela, siempre juntos y aislados de influencias externas desde el pasado lunes por la tarde para una decisión definitiva. Han dormido muchas noches en un hotel y no han podido utilizar sus móviles, que estarán custodiados hasta nueva orden en el edificio judicial. Por algo el 15 % se excusa tras salir elegido en un sorteo. Pero cualquier motivo no vale.El juez presidente del tribunal, Jorge Cid Carballo, les pidió el lunes «responsabilidad, independencia, imparcialidad y sujeción a la ley», porque «está en juego el interés de la sociedad por castigar un crimen, pero también la vida de dos personas que se juegan pasar muchos años en prisión». «Tómense su tiempo. Les pido paciencia. Den pasos seguros», insistió el juez. Y está claro que las prisas y la justicia no van de la mano. Pero crece el nerviosismo por conocer su decisión. Nadie dijo que fuera fácil decidir el futuro de dos personas involucradas, presuntamente, en el final trágico su hija. Es más, todo el mundo supone que es complicadísimo.La ley prevé que el juez podía decretar un descanso desde el pasado miércoles por la tarde, para que todo el mundo aclarase sus ideas. Para que estos nueve ciudadanos y ciudadanas se tomen un respiro y pueden decidir con mayor claridad, pese a que no podían marcharse a casa. Pero el juez no lo hizo. Pensando en este mediático juicio, podemos alargar el debate para plantearnos el jurado popular, una figura instaurada en España en 1995 por el entonces ministro de Justicia, el socialista, Juan Alberto Belloch. El debate al respecto tiende a enturbiarse y tensarse por el tipo causas que han pasado por la justicia popular. Crímenes terribles, casos de corrupción política, cuestiones complicadas, incluso, por motivos procedimentales o técnicos. Y así consumen mucho tiempo y se alargan … Casos como los de los trajes de Camps -fue declarado no culpable de cohecho impropio- o en su momento el juicio a Dolores Vázquez, condenada por el asesinato de la joven Rocío Wanninkhof y luego absuelta por el Supremo.  En todo este tiempo, más de 5.500 acusados han escuchado desde mayo de 1995 su veredicto emitido por los ciudadanos. ¿Si los veredictos son fiable? Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, y dado que la fiabilidad de los fallos del jurado popular solo se puede medir por la estimación parcial o total de los recursos ante los tribunales profesionales, en los Tribunales Superiores de Justicia se estiman un 27 % de las apelaciones, mientras que las casaciones al Supremo se sitúan en el 20 %. Y hay que saber que una media superior al 89 % de las vistas con ciudadanos acaba en condena, un porcentaje superior al de los jueces en procedimientos sumarios (85 %) o abreviados (79 %).Estos son los casos más mediáticos juzgados por jurados populares en España: Sergio MorateSergio Morate, imputado por el llamado doble crimen de Cuenca; es decir, el presunto asesinato de Marina Okarynska y Laura del Hoyo aquella ciudad, será juzgado por un jurado popular. Aún no se ha producido la vista oral, y va para largo porque el fiscal superior de Castilla-La Mancha, José Martínez Jiménez, señaló el pasado mes de septiembre que «a la vista de la gravedad de los hechos», su prisión provisional podría prorrogarse dos años más, aunque el escenario que contempla es que «mucho antes la causa esté resuelta y pueda celebrarse el juicio lo antes posible». No parece probable.Hay que recordar que en el llamado Barranco de la Rambla, a las afueras de la localidad de Palomera, aparecieron Laura y Marina, las víctimas de este caso. El 6 de agosto de 2015, las familias de ambas, de 24 y 26 años y vecinas de la capital conquense, denunciaron su desaparición después de que acudieran a un encuentro con el exnovio de la primera, Sergio Morate Garcés, para recuperar efectos personales de la casa donde la pareja había convivido. Poco después, la familia de Sergio, que ya estuvo encarcelado con anterioridad por el intento de secuestro de otra joven, denuncia la desaparición de éste. A partir de ahí, la huida, la orden de búsqueda internacional, la visita en Rumanía a su amigo de penitenciaría, Istvan Horvath, y la detención cerca de Timisoara. Por que la autopsia había descubierto otro crimen ultraviolento. 

Atrás