Compartir

Los agentes de Policía Nacional registra desde las 8.00 horas de esta mañana la vivienda particular de Jordi Pujol y Marta Ferrusola en la Ciudad Condal. ¿Su objetivo?  Al parecer buscan documentación reclamada por la Audiencia Nacional por orden del titular del juzgado de instrucción número 5 de aquel órgano, José de la Mata, dentro de una de las causas que se sigue contra algunos de los hijos de la pareja.

Pero el escenario de la operación no se centra tan solo en el domicilio particular de las familia Pujol, sino que incluye al menos otros 14 registros en empresas vinculadas con tres de los hijos del clan del ex president de la Generalitat, Jordi, Josep y Pere Pujol Ferrusola. Según el diario El Mundo, que cita fuentes del caso, unos 200 policías han sido activados por la UDEF en el mayor operativo realizado contra los Pujol hasta el momento. Por cierto, que entre el personal del juzgado que está presente en el registro del diomicilio se cuenta a los dos fiscales anticorrupción del caso, Carlos Bermejo y José Grinda.

Además de en Cataluña, los registros, al menos dos de ellos, tendrían como escenario Madrid. Y entre los objetivos de los registros figura una oficina situada en el número 5 de la calle Ganduxer de Barcelona, sede de las empresas Iniciatives, Marketing e Inversions, Project Marketing Cat y Active Translation, donde Jordi Pujol Ferrusola camuflaba los fondos que recibía. En cualquier caso, esta operación, han informado fuentes de la investigación, no conlleva detención alguna.

El juez de la Audiencia Nacional investiga el origen de la fortuna de Jordi Pujol hijo en una causa abierta en 2012 a raíz de una denuncia de su expareja explicando cómo llevaba dinero a Andorra. El magistrado indaga una serie de cobros millonarios de empresarios a Jordi Pujol Ferrusola a cambio de trabajos que no se han demostrado y que se sospecha que pudieron responder a comisiones a la familia Pujol por obras públicas adjudicadas.

De la Mata está además pendiente de recibir de una jueza de Barcelona la causa contra el matrimonio Pujol Ferrusola y tres de sus hijos -Marta, Mireia y Pere-, al haber encontrado la Fiscalía conexión entre los dos casos. Esta última causa abierta en la ciudad condal comenzó por la carta que en julio de 2014 envió a la prensa el expresidente catalán confesando que su familia había tenido fondos en Andorra durante más de 30 años.

A juicio del ministerio público, ambas las debería llevar De la Mata porque Jordi Pujol hijo dirigió y gestionó “durante décadas” numerosos “negocios económicos” de la familia, “así como diferentes actuaciones dirigidas a lograr el blanqueo de los capitales obtenidos”.

Otro de los hijos del matrimonio, Oleguer, está imputado por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz por los delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal, a raíz de unas operaciones millonarias sospechosas con fondos cuya procedencia se desconoce, una causa que podría acabar también en manos de De la Mata.

También su otro hijo Oriol, el único que se dedicó a la política, permanece imputado por un juzgado de Barcelona por los delitos de cohecho y tráfico de influencias en el llamado “caso ITV”, que provocó su dimisión como número dos de CDC.