Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy que “quien vota al PP sabe lo que vota” y ha defendido que su partido es “una cosa solvente y seria”, además de advertir de que no se puede dar “marcha atrás” con las políticas del PSOE ni meterse en “aventuras” que nadie conoce.

Rajoy ha participado hoy en un acto con jóvenes organizado por el PP en la localidad toledana de Mora, donde también ha visitado una cooperativa aceitera y, tras el acto político, se ha dado un paseo por el centro del pueblo y ha acabado tomando unas cañas con los vecinos en uno de sus bares.

En este acto en el que apenas ha habido discurso y donde Rajoy ha respondido a las preguntas de los jóvenes, la mayoría sobre economía, el presidente ha hecho críticas al PSOE pero no ha citado en ningún momento a Ciudadanos, al que las encuestas de las últimas semanas le auguran un importante avance en generales.

Sí se ha referido Rajoy a los nuevos partidos “que aparecen por todas partes” y frente a ellos ha contrapuesto el suyo, una formación política que nació con la democracia, “desde la base” y que no es, ha reiterado hoy, ni “un invento de una tertulia ni producto de una gran campaña”.

“Somos una cosa solvente y seria”, ha dicho del PP el presidente, quien también ha puesto en valor que su partido tiene “mucha experiencia” y al mismo tiempo está en constante renovación, como lo demuestra el hecho de que “todos los días están saliendo caras nuevas” entre los populares.

De nuevo ha tirado Rajoy de la economía para insistir en que se ha conseguido “dar la vuelta a la situación” y prometer, si es reelegido en diciembre, que hará una política “parecida” aunque en un contexto mejor –“ya no vamos con el agua al cuello”, ha dicho- que permitirá continuar con el crecimiento y crear más empleo.

Por eso, ha insistido, “lo peor que le puede ocurrir al país” es dar “marcha atrás” y “volver a situaciones ya superadas por los tiempos” con las políticas socialistas o apostar por “aventuras” desconocidas.

No se ha olvidado Rajoy de citar el debate catalán, y lo ha hecho aludiendo a la decisión tomada ayer por la agencia Standard and Poor's, de rebajar un escalón la calificación crediticia asignada a Cataluña (de BB a BB-), agravando así la consideración de la deuda catalana como bono basura al augurar una “tensión política creciente” entre la Generalitat y el Estado tras el 27S.

Para el jefe del Ejecutivo, la “moraleja” de todo esto es que “la certidumbre política, la sensatez, el sentido común y la apuesta por la estabilidad son rentables”, mientras que “generar problemas donde no los hay, romper la baraja” y dar un “mensaje de inestabilidad” produce “los efectos contrarios”.

“La gente necesita seguridad y certidumbre, no cambios radicales, no se puede jugar con la vida de la gente”, ha añadido.

En su diálogo con los jóvenes en el acto del PP, Mariano Rajoy ha hablado de emprendedores, del medio rural o de la educación, y sobre este último asunto ha reconocido que España tiene “carencias muy grandes” en formación profesional, por lo que ha apostado por que la educación se amolde al lo que necesita el mercado laboral.

Además ha animado a los jóvenes presentes a convertirse en emprendedores. “No penséis que todo lo va a arreglar el Gobierno y el Estado. La vida y el progreso lo hacen las personas. Lo más importante depende de vosotros”, les ha dicho.

Una de las asistentes ha recordado al presidente del Gobierno, que fuera de nuestro país identifican a España como un lugar de sol, playa y desempleo. Para cambiar esta tendencia, Mariano Rajoy ha aconsejado a todos los jóvenes a hablar “bien de España”, frente a la tendencia de “castigarnos, ver lo mal que va todo y considerarnos unos inútiles”.

En su intervención inicial en este acto celebrado en la casa de la cultura, Rajoy ha recordado que en España “hay muchas realidades” y no es la misma la de las grandes ciudades que la de los pueblos, pero sí es “importante recordar” que todos los españoles son “iguales en derechos y obligaciones ante la ley”, vivan en un sitio o en otro.

Tras señalar que “la unión hace la fuerza y la desunión lleva a la bancarrota”, ha defendido una vez más la existencia de las diputaciones provinciales, y ha subrayado “la inmensa mayoría de los pueblos pequeños” ha contado con servicios públicos gracias a esos organismos.