Compartir

Volkswagen ha anunciado que anulará o retrasará las inversiones que no sean necesarias ante la magnitud de las reparaciones y penalizaciones a las que el grupo deberá hacer frente. Ante 20.000 empleados y representantes de los trabajadores de sus plantas en todo el mundo reunidos en en la sede central de Wolfsburgo, Mathias Müller advirtió de que la empresa debe realizar “ahorros drásticos”, y aseguró que “se hará todo lo posible” para mantener los puestos de trabajo. 

Pero resulta impensable que no puede afectar ya mismo y para el futuro, aunque sea de manera muy menor. Entre otras cosas, la empresa alemana quiere posponer inversiones en maquinaria e infraestructura. Además, proyectos como el Phaeton, modelo de clase alta, está en observación, así como Bugatti, una de las marcas de lujo del grupo.

De este modo, los trabajadores de las dos plantas que la compañía tiene en España esperan con incertidumbre noticias con las que encarar el futuro con calma. ¿Cómo serán los ajustes anunciados por Müller? Volkswagen, propietario de Seat, anunció en mayo una inversión en sus plantas en España, esta de Barcelona y la de Navarra, de 4.200 millones de euros en los próximos cinco años. Los trabajadores esperan que “no se toque lo que ya se había pactado”. Temen que el escándalo afecte a sus puestos de trabajo, “sí que preocupa, pero Seat no tiene la culpa porque nosotros los motores los comparamos a Volkswagen”.

Y tal es el clima interno en las empresas del grupo que el presidente del comité de empresa de Volkswagen, Bernd Osterloh, ha mandado un mensaje de tranquilidad afirmando que “por el momento no habrá consecuencias para el empleo”. Y el ministro de Industria, José Manuel Soria, que se apresuró a asegurar las inversiones del grupo en España, ahora ha dado la callada por respuesta.

Seat ha asegurado que Volkswagen España “trabajará para mantener su plan inversor”