Compartir

Sarah Sands, una británica de 32 años, ha sido condenada a tres años y medio de prisión tras matar a un hombre de 77 años, Michael Pleasted, acusado de agredir sexualmente a varios jóvenes en la ciudad de Londres. El fallecido se encontraba en libertad bajo fianza a la espera de juicio cuando, según las investigaciones, la detenida irrumpió en su vivienda armada con un cuchillo.

Según informa la cadena BBC, Michael Pleasted murió desangrado tras ser apuñalado hasta en ocho ocasiones. Pese a ello, Sarah Sands ha sido absuelta del delito de asesinato, pero condenada por 'homicidio involuntario', razón por la que el juez del Tribunal Penal de Old Bailey, Nicholas Cooke, decidió rebajar la sentencia de siete a tres años y medio. Además, entiende que se trata de un caso especial y tiene en cuenta que la joven es madre soltera.

El nombre de Michael Pleasted no aparecía en la lista de delincuentes sexuales de Reino Unido ya que las actuaciones por las que había sido condenado anteriormente, hasta en 24 ocasiones, eran previas a la fecha de creación de este registro.