Compartir

Después del resultado estrepitoso de Podemos (integrado en la candidatura de Cataluña Sí que es Pot) en las elecciones del 27S, Pablo Iglesias ha querido dar la cara y explicar que es lo que ha podido provocar dicha catástrofe. Según el secretario general de la formación de izquierdas, la indefinición de la candidatura (sí o no) ha determinado tal escenario.

Pablo Iglesias ha aprovechado su discurso, además, para volver a reafirmar su compromiso de que si Podemos gana las elecciones generales de diciembre y llega a ser presidente del Gobierno, convocará un referéndum en Cataluña para que sean los catalanes los que decidan su relación con el Estado, frente a soluciones que proponen otras formaciones y que sólo llevan a “callejones sin salida”.

“Creo que la cuestión catalana requiere responsabilidad democrática y altura de Estado. Creo que por desgracia el actual presidente del Gobierno ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias históricas excepcionales que vive España y Cataluña”, ha lamentado.

Tras señalar que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sido “el mejor jefe de campaña de Mas”, ha defendido que “la cuestión catalana no se soluciona con inmovilismo ni con medidas cosméticas como trasladar el Senado a Barcelona”, en referencia a la propuesta del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, cuya postura también ha criticado.

“En este momento toca estar a la altura y hay algo de lo que nadie duda y es que la sociedad catalana quiere votar. Nosotros estamos dispuestos a convocar un referéndum en Cataluña y en ese referéndum defenderemos un proyecto de país, España, en el que quepa una nación que se llama Cataluña”, ha aseverado.

“Sin ninguna duda. Podemos no quiere que Cataluña se vaya”, ha reafirmado, para añadir que dicha consulta sería vinculante y se celebraría sólo en Cataluña, para que sean ellos los que decidan su relación con el Estado, al igual que hicieron los escoceses. “Fue una demostración de salud y altura democrática. Quiero que la democracia española se pueda mirar a los ojos con la democracia británica sin tener ninguna vergüenza”, ha apostillado.