Compartir

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha llegado a asegurar que este va a ser “probablemente el ejercicio más potente que ha hecho la OTAN” y será en el sur de Europa para “dar visibilidad” a esta región “como zona fundamental” para la Alianza Atlántica.

El ejercicio, denominado 'Trident Juncture 2015', tiene el objetivo principal de adiestrar y certificar a la NRF 2016, una fuerza de alta disponibilidad y tecnológicamente preparada de la OTAN, capaz de desplegarse donde sea necesario en un periodo corto de tiempo. España liderará en 2016 la punta de lanza de esa primera fuerza de alta disponibilidad, para lo que aportará alrededor de 4.000 militares.

Las maniobras de este otoño estarán compuestas por dos fases. La primera, entre el 3 y el 16 de octubre, tendrá por finalidad la evaluación y certificación de la estructura de mando de la fuerza de respuesta de la Alianza para el año que viene.

OPERACIONES TERRESTRES, MARÍTIMAS Y AÉREAS

En la segunda fase, la real, que transcurrirá del 24 de octubre al 6 de noviembre, se desarrollarán diferentes operaciones terrestres, marítimas y aéreas: una operación ofensiva terrestre, desembarcos anfibios, lanzamientos paracaidistas, acciones en ambiente urbano y actuación de fuerzas de operaciones especiales, entre otras.

El ejercicio se desarrollará en 16 escenarios distribuidos en España, Italia, Portugal y aguas del océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Del total de los efectivos participantes, cerca de 20.000 desplegarán en ocho ubicaciones españolas: Zaragoza, Albacete, Almería, Cádiz, Palma de Mallorca y Madrid.

La aportación española a estas maniobras será de unos 8.000 militares, de los cuales 4.702 pertenecen al Ejército de Tierra, 2.650 a la Armada y 516 al Ejército del Aire. En cuanto a los medios materiales, España aportará 23 carros de combate, 93 blindados, una decena de helicópteros, 13 buques y una treintena de aviones, entre los que habrá 12 'cazas' Eurofighter.

Dada la magnitud del ejercicio, las fuerzas aliadas llevan años preparándolo, si bien el año pasado hubo dudas acerca de su realización debido al conflicto en el este de Ucrania y el aumento de las tensiones con Rusia. Finalmente, las maniobras tendrán lugar en las fechas y lugares escogidos desde un primer momento, ya que, además del adiestramiento, sirven a la Alianza para estar preparada ante futuras amenazas.