Compartir

En definitiva, los motores montados por la compañía serían los mismos que los utilizados por Volkswagen y Audi en Estados Unidos y que ahora están en el origen de la investigación y un escándalo de proporciones gigantescas. Al parecer, estos motores se fabrican en factorías especializadas de la marca y son vendidos a sus diferentes filiales. De ese modo, según publica el diario El País, habrían llegado a Seat y su cadena de montaje en Martorell para ser vendidos en vehículos comercializados como de reducidas emisiones contaminantes, algo que ha resultado una falsedad. 

Este diario cita a Seat, que asegura que “todos los vehículos nuevos vendidos por Seat en la Unión Europea equipados con los motores EU 6 cumplen, sin excepción, los requisitos legales y las normas medioambientales”

El año pasado, Seat vendió un total de 378.586 vehículos y en los últimos seis años ha vendido en torno a los dos millones de vehículos, sumando los de motor de gasolina y diésel. En España comercializa en torno al 17% de sus unidades, un mercado en el que es la segunda marca con más éxito de ventas, justamente tras Volkswagen. En el mercado nacional de los motores diésel Volkswagen y Seat acumulan una cuota de mercado del 17%. De ese modo, mediante estimaciones se podría llegar a una cifra de entre  250.000 y 300.000 las unidades con ese motor que estarían circulando actualmente en España.

Con todo, el Ministerio de Industria circunscribe  el problema a Alemania, donde se homologan los vehículos que se comercializan bajo la marca Volkswagen. El caso es que este miércoles, el ministerio ha anunciado que ha solicitado al grupo alemán “información en términos concretos sobre cuántos vehículos de los 11 millones afectados han podido ser vendidos en el mercado español”. Además, se ha creado un grupo de trabajo para seguir esta crisis.