lunes, 10 agosto 2020 18:45

Alemania y Hungría, “desbordadas” ante la llegada de refugiados

La crisis de los refugiados continua abierta y no parece tener visos de llegar a un 'final feliz'. Mientras la Unión Europea ultima su plan final para la reunión de este lunes, los países miembros siguen acogiendo un continuo goteo de ciudadanos obligados a salir de sus naciones por la situación actual que les obliga a ello.

Algunas zonas como Múnich aseguran estar completamente “desbordadas” ante la llegada de refugiados. “Ya no sabemos que podemos hacer con ellos”, asegura el alcalde de la ciudad. La previsión es que este domingo continúen acercándose desde la frontera muchos más, una cifra que ya supera con claridad las 40.000 personas.

Su cercanía con Austria hace que Múnich sea una ciudad “estratégica” para que los refugiados se instalen momentáneamente. El plan del choque de la ciudad de Baviera ha sido inútil, ya que las 5.200 plazas de “emergencia” ya han sido cubiertas.

En la misma situación se encuentra Hungría, cuyo gobierno ha sido duramente criticado en las últimas horas. La 'valla de la vergüenza' continua construyéndose gracias a los presos de una cárcel del país pero mientras tanto un grupo numeroso de refugiados sigue accediendo por el paso fronterizo de Röszke, lugar por el que acceden procedentes de Siria, Irak y Afganistán.

En total, unas 5.000 personas han entrado en Hungría desde el pasado viernes. La medida anunciada por el gobierno de Budapest de “duros castigos” una vez se cierren las fronteras ha provocado la rapidez de las entradas registradas hasta el momento. Pese a ello, muchos sigue lamentando la falta de atención y el recibimiento que se hace a todos y cada uno de los refugiados que entran en el país.

Artículos similares