Compartir

Los refugiados que lleguen a España se repartirán entre las comunidades autónomas en función del perfil laboral y necesidades de cada uno de ellos, así como de los recursos disponibles según ha avanzado la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, a la salida de la reunión extraordinaria de la Conferencia Sectorial de Inmigración, presidida por la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

“Se van a distribuir las personas según sus perfiles por todo el territorio nacional, de manera que no se ha hablado de cuotas sino en función de lo que cada comunidad podamos ofrecer a esas personas”, ha indicado del Olmo, que ha asegurado también que la ministra les ha transmitido que “no se trata de un problema de dinero, sino de solidaridad y de personas”.

La consejera de Castilla y León ha señalado también que las comunidades autónomas tienen que hacer un inventario de sus recursos -sanitarios, educativos y vivienda, entre otros–, en colaboración con los ayuntamientos. “En las comunidades autónomas un asilado tiene derecho a sanidad, sus hijos menores de edad tienen derecho a educación y a los servicios sociales”, ha asegurado.

“La ministra ha dicho que no es un problema de dinero sino de solidaridad y de personas. Habrá los medios que se necesiten para atender a estas personas. España no sabe el número de personas que se van a acoger, pero se acogerá a las que lo necesiten, ha indicado Del Olmo, que ha asegurado que el número de refugiados que acepte España se determinará en la reunión de ministros de Justicia el próximo 14 de septiembre en Bruselas.

MALESTAR ENTRE ALGUNAS COMUNIDADES

Las comunidades autónomas de Andalucía, Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana y Extremadura han pedido al Gobierno de Mariano Rajoy “celeridad” para atender a los refugiados que deberá acoger España y también han exigido una “mayor concreción” acerca de cuál será el criterio para distribuir a estas personas entre las distintas regiones y los fondos europeos con los que contarán.

En declaraciones a los periodistas a su salida de la Conferencia Sectorial de Inmigración que ha tenido lugar este martes en Madrid, varios consejeros han criticado la falta de información que el Ejecutivo central ha dado a las comunidades durante la reunión que se ha convocado para analizar la crisis humanitaria que atraviesa Europa.

Aunque los consejeros de estas comunidades se han mostrado satisfechos porque el Gobierno central esté dispuesto a acoger la cuota de refugiados que determine la Unión Europea, han destacado la “falta de concreción” y de organización por parte de Gobierno.

El consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, ha lamentado que el Ejecutivo no haya dado detalles a las distintas regiones sobre la distribución de refugiados y que no lo vaya a hacer hasta el día 14, cuando previsiblemente se celebrará otra Sectorial con las comunidades. “Se nos dice que habrá una repuesta armonizada, pero no se nos detalla la planificación ni el plan de actuación”, ha criticado el consejero a su salida de la reunión.

En este sentido, ha asegurado que tanto Andalucía como otras comunidades -Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares, País Vasco, Extremadura y Aragón– han exigido a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que en la próxima reunión tiene que “que dar detalles” para poder dar respuesta a la crisis humanitaria: “La celebridad es imprescindible”, ha manifestado Llera, quien ha señalado que gobernar es “prever”.

En esta misma línea se ha pronunciado la titular de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y vicepresidenta del Gobierno balear, Mònica Oltra, quien se ha mostrado “estupefacta” tras salir de la reunión: “He venido aquí a trabajar”, ha dicho, lamentando que haya sido un encuentro “inútil”.

“Las comunidades queremos saber cuántas personas, cuándo y cómo van a venir”, ha señalado Oltra, criticando la “charla” del Ejecutivo que, según ella, “no ha puesto nada encima de la mesa”.

Desde Aragón, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha dicho irse satisfecha porque “se ha oído a la sociedad y se ha entendido el problema urgente” que existe en Europa pero ha apuntado a esa “falta de concreción” por parte del Ejecutivo central.

Así, ha lamentado marcharse de la reunión sin saber la cifra de reparto en cada región y si los refugiados se incorporarán de forma paulatina o no. “Estaríamos más tranquilos sabiendo cómo se llevará a cabo la acogida, la integración y cómo colaborar por parte de las comunidades y cómo se financiará”, ha concluido tras el encuentro.