Compartir

Estamos hablando de un sondeo en el que los resultados de las elecciones del 27-S mostrarán a una Cataluña muy dividida. Así, un 46,2% de los encuestados está en contra de que Cataluña se independice, frente a un 44,4% que se muestra a favor, según el estudio encargado por el diario El Mundo a Sigma Dos

Pero una cosa es eso, y otra distinta la formación del próximo gobierno de la Generalitat. ¿Por qué? los independentistas ganan en número de escaños y pueden imponerse el 27-S. Junts pel Sí, la lista de Artur Mas y Oriol Junqueras, no obtendría por sus propios medios la mayoría absoluta el 27-S. Sin embargo, el presidente de la Generalitat podría mantenerse en el cargo si consigue el apoyo de la CUP: la suma de las dos candidaturas independentistas alcanzaría un mínimo de 70 diputados, dos por encima de la mayoría absoluta en el Parlament, y un máximo de 74.

Y claro, con estos datos en la mano, si se cumpliera el pronóstico, Artur Mas podría iniciar el proceso secesionista según su particular hoja de ruta y el listón que se ha puesto el propio president. Ahora bien, Convergencia y ERC deberían tyener en cuenta que la suma de Junts pel Sí y la CUP estaría siempre por debajo del 50% de los votos y, cuando se pregunta a los catalanes directamente por la secesión, la mayoría la rechaza. Un 46,2% se opone a la ruptura con el resto de España, frente a un 44,4% que la apoya.

Con estos datos en la mano, las elecciones del 27-S serán las más reñidas. Junts pel Sí ganaría las elecciones con un mínimo de 62 diputados y un máximo de 65. CiU y ERC obtuvieron 71 escaños en 2012, lo que parece avalar la tesis de Junqueras de que a los independentistas les habría ido mejor por separado.

También es notable la caída en el porcentaje de voto: del 44,4% de CiU y ERC en 2012 pasarían ahora al 39,4%. Y se produce un importante crecimiento de la CUP. El partido anticapitalista pasaría de tener tres diputados en el Parlament a triplicar esa representación: la encuesta de Sigma Dos les da ocho o nueve escaños. Sumados, los diputados que apuestan por la ruptura con el resto de España obtendrían un máximo de 74 representantes; son los mismos que ahora ostentan CiU, ERC y la CUP en conjunto.

Por detrás de la formación de Mas y Junqueras se situarían dos partidos casi empatados en escaños: Ciudadanos y Catalunya Sí que es Pot, la marca electoral para el 27-S de la coalición entre Podemos e ICV. La formación de Albert Rivera obtendría 16 o 17 actas, muy por encima de las nueve actuales pero algo por detrás de las expectativas de las últimas encuestas. En cualquier caso, C's se erigiría en la segunda fuerza en el Parlament.

Algo parecido le pasa a Sí que es Pot. La marca de Podemos alcanzaría entre 15 y 17 actas, algo por delante del PSC (14-15) y del PP (13). Unió Democràtica, que se presenta por primera vez en solitario desde los años 30 del siglo pasado, obtendría tres actas, todas en Barcelona.