Compartir

Obama mantiene un alto porcentaje de aceptación en las encuestas inmerso como está en su último mandato. Es el primer presidente estadounidense en visitar comunidades nativas del estado de alaska en el que se encuentra de visita. Y haciendo gala de su habitual soltura, el presidente norteamericano deleitó a los niños de una escuela de la localidad de Dillingham uniéndose a su baile nativo. 

Tampoco le importó la lluvia para acercarse a orillas de un río junto a las mujeres que se ganan la vida con la pesca del salmón. Así finaliza su gira de tres días por Alaska, donde ha refrendado, visitando en persona los glaciares, su compromiso en la lucha contra el cambio climático.