Compartir

Inicialmente se había informado de que habría entre 20 y 50 muertos en el interior del camión con matrícula de Hungría y cuyo conductor sigue en paradero desconocido. El vehículo había sido encontrado el jueves por la mañana en la cuneta de una autovía y, según la Policía, había sido visto el miércoles en los alrededores de Budapest. 

Según el diario 'Krone', el primero en dar la noticia, serían en concreto 71 los fallecidos, entre los que hay hombres y mujeres pero no niños. Ahora está previsto que los cuerpos sean trasladados al instituto forense en Viena una vez completada la investigación. 

El camión fue trasladado el jueves por la tarde a un antiguo puesto fronterizo veterinario en Nickeldorf, donde se procedió a la extracción de los cadáveres. “Mis compañeros han estado toda la noche trabajando y han recuperado los cuerpos”, ha indicado este viernes el portavoz policial Helmut Marban a APA. 

Por el momento no se han dado detalles sobre las causas de la muerte, aunque las autoridades ya dieron prácticamente por hecho que habrían fallecido asfixiados. Asimismo, la Policía indicó que se cree que ya estaban muertos antes de cruzar la frontera con Austria, puesto que cuando los agentes llegaron al camión de su interior salía líquido de putrefacción.