Compartir

El PP se queda solo apoyando los presupuestos del gobierno de Mariano Rajoy, cuyo ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, fue el solitario defensor de sus cuentas bajo la tesis de que, a la oposición, “no les interesa políticamente reconocer la mejora de la coyuntura económica”.  Y es que nadie, a excepción de UPN, parece creerse las cuentas y el plan económico subsiguiente del Gobierno. Ni siquiera grupos liberales y de centro derecha se abstuvieron. Cosa que pese a las tensiones nacionalistas, otras veces sí que ocurrió. Convergència, Unió o el PNV dijeron 'no'.

La cercanía de las elecciones generales parecen marcar distancias abismales que puede que no lo sean tanto. Y hay quien da por descontado que la política española dará un vuelco en la próxima legislatura. El portavoz del PNV, Pedro Azpiazu, llegó a verbalizarlo claramente: La “nueva realidad” es la del “cambio político”. “Señor Montoro ustedes no van a gobernar y, si lo hacen, en ningún caso contarán con la mayoría absoluta de la que gozan actualmente”, le dijo desde la tribuna al ministro de Hacienda. 

Pero las encuestas no parecen demasiado amenazantes para Mariano Rajoy, o al menos eso descuentan en el PP, según cuenta el diario El Mundo que citan fuentes del partido, para asegura que los populares ratifican un estancamiento de Ciudadanos y Podemos y un castigo al PSOE por los acuerdos con la formación de Pablo Iglesias. Puede ser una pista que el propio presidente del Gobierno se mostrara ayer “muy contento” y “muy animado” ante el futuro. Rajoy 'vende' que España tendrá el próximo año el mayor crecimiento de todos los países de la Unión Europea y creará 600.000 empleos, insistió el presidente.