Compartir

Se hacía pasar por cantautor español además de abogado. Esa era la vida que llevaba Miguel José García Orellana, y se lo hacía saber a toda la gente de Colombia. Esta nueva vida le sirvió para ocultarse en Colombia desde 2013, evitando ser encontrado por la policía española. Así mismo utilizaba un nombre artístico, Miguel Garo, para no ser reconocido por nadie.

En sus redes sociales colgaba imágenes de él junto a una guitarra, para darle más realismo a su profesión. Para tener más repercusión en la gente animaba a los internautas a que participasen en sus videoclips. No sólo decía trabajar para la Warner Music, sino que aseguraba ser hijo del cantante Manolo García y Marisol.

Cantautor para uno y abogado para otros, ya que decía ser gerente general de Grupo Colombia Abogados SAS. Haciéndose pasar por uno u por otro logró estafar a muchos ciudadanos colombianos. Tal y como publica el diario 'El País', su magnífica vida se torció cuando una de esas ciudadanas denunció que tras contratar sus trabajos de abogado, García Orellana se había quedado con su dinero.

Y fue el pasado miércoles cuando las autoridades colombianas detenían al español. No sólo no tenía los documentos para su residencia, sino que tiene un total de nueve investigaciones penales en Colombia. Aparte, España lo buscaba por delitos de atentado contra agentes de la autoridad, coacciones y simulación de delito.